Actualizado 05/04/2010 11:52 CET

P.Vasco.- Sanidad prevé diagnosticar unos 1.200 cánceres y adenomas de colon o recto al año con su programa de detección

La iniciativa, en su segunda fase, permitió diagnosticar en la primera etapa 59 cánceres de colon y recto y detectar 414 lesiones

BILBAO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Departamento vasco de Sanidad prevé diagnosticar unos 1.200 cánceres y adenomas precancesosos de colon o recto al año mediante la generalización de su programa de detección precoz. La iniciativa, que desarrolla ahora su segunda fase, permitió diagnosticar en la primera etapa 59 cánceres de colon y recto y detectar 414 lesiones.

El Departamento vasco de Sanidad aseguró que, apenas mes y medio después de la puesta en marcha de la segunda fase de extensión del programa de prevención y detección precoz del cáncer colorrectal en Euskadi, "se ha superado ya el porcentaje de participación de la primera fase" que las autoridades sanitarias calificaron de "óptimo".

En concreto, hasta hoy, en la segunda etapa, que arrancó a mediados de febrero en los municipios vizcaínos de Trápaga y Ortuella ha participado el 62,3 por ciento de la población diana de ambas localidades, hombres y mujeres de entre 50 y 69 años de edad, "una cifra tres puntos superior a la obtenida en la primera fase de implantación del programa".

Respecto a San Sebastián, sin haber transcurrido aún un mes del inicio de la segunda fase, el porcentaje de población que se realizó la prueba de sangre en heces superó el 38%, "lo que augura también una participación notable en la capital guipuzcoana".

En un comunicado, la coordinadora de este programa, Isabel Portillo, atribuyó "buena parte" del éxito de participación "a la implicación activa de los profesionales de la red sanitaria de Atención Primaria, facultativos, enfermeras y personal administrativo" así como a "la concienciación general de la población vasca de la gravedad de esta enfermedad y su confianza en una prueba de estas características".

Destacó el hecho de que en otras Comunidades autónomas y países del entorno, programas similares no han logrado superar una participación del 51% de Reino Unido. Tasas menores se registraron en Murcia (42,3%), Comunidad Valenciana (37,5%) y Cataluña (25%).

PRIMERA FASE

En la primera fase del programa desarrollado en Euskadi participó el 59 por ciento de las 30.000 personas a las que iba dirigida, lo que permitió diagnosticar 59 cánceres de colon y recto y detectar 414 lesiones, "con muchas probabilidades de transformarse en tumor en un plazo de tiempo de entre 2 y 3 años".

Para Portillo, estos datos reflejan "el valor preventivo de un programa que salva vidas", ya que reduce la mortalidad de este carcinoma entre un 16 y un 33 por ciento "y evita, en muchos casos, el sufrimiento asociado a intervenciones agresivas y siempre complicadas". Por ello animó a participar a las 90.000 personas a las que se dirige en su segunda fase.

Está previsto que en esta etapa participen los centros de salud de Trápaga, Ortuella, Portugalete y Sestao en la Comarca Ezkerraldea-Enkarterri, los de Getxo -Alango, Las Arenas y Bidezabal- en la Comarca Uribe, los de Zumaia, Getaria, Orio, Zestoa, Aia, Hondarribia e Irún en la Comarca Ekialde, Oñati en la Comarca Mendebalde y los de Olagibel, Casco Viejo y Aranbizkarra I y II en Vitoria-Gasteiz, en la Comarca Araba.

PROGRAMA

El programa se dirige a hombres y mujeres de entre 50 y 69 años para la detección precoz de lesiones en el colon o en el recto que pudieran ser malignas y, el tratamiento temprano de esta enfermedad, que constituye el segundo carcinoma en incidencia en Euskadi y que, cada año, causa la muerte de 700 personas en Euskadi.

La prueba consiste en el análisis en laboratorio de una muestra de sangre oculta en heces y, en caso de que el resultado sea positivo, de una colonoscopia completa para descartar o confirmar la presencia de un cáncer colorrectal o de un adenoma colónico.

Para llevar a cabo el programa, se efectúa un minucioso análisis de disponibilidad de recursos materiales y humanos en los hospitales, diseñar la extensión del programa por comarcas y de acuerdo a la disposición real de dichos recursos, y acordar y programas con centros hospitalarios y comarcas sanitarias el inicio de actividades formativas concretas.

A partir de este momento se inicia el envío a la población diana de cartas informativas sobre formas de participar y objetivos del programa y, unos 20 días después, de invitaciones con kits para que quien lo desee se tome la correspondiente muestra y la deposite en urnas colocadas para su recogida en los centros de salud.

Una vez recogida las muestras, se envían a los laboratorios y se envía a los médicos de familia en unas 24 horas. En caso de resultado negativo, se envía una carta al paciente para recordarle de que es aconsejable repetir la prueba pasados dos años. Si la prueba arroja un resultado positivo, se le propone la realización de una colonoscopia y en un mes, se dispone de un diagnóstico definitivo.

Portillo aseguró que la generalización del programa en Euskadi permitirá diagnosticar, cada año, alrededor de 1.200 cánceres de colon o recto y adenomas precancerosos.

Según el Departamento de Sanidad, la mejor forma de prevenir el cáncer colorrectal es desarrollar hábitos de vida saludable, con una dieta equilibrada y baja en grasas y proteinas, acompañada de ejercicio físico moderado y constante y evitando tanto el alcohol como el tabaco.