Actualizado 26/04/2011 14:38 CET

Un proyecto analizará cómo afecta el aspecto físico o la calidad de vida según la edad en mujeres con VIH

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Médicos especialistas en VIH de más de 40 hospitales españoles estudiarán los rasgos distintivos de los perfiles metabólico y psicológico de las mujeres seropositivas en su juventud y en el periodo de la menopausia. Una nueva línea de investigación que analizará aspectos como la calidad de vida, la adherencia al tratamiento y las afecciones del sistema nervioso central.

El proyecto, denominado 'Etapas EVhA' y promovido por Abbott, reunirá a casi 200 mujeres con VIH de España para participar en dos estudios observacionales que se llevarán a cabo "de manera simultánea y por primera vez en España" con mujeres con edades comprendidas entre los 16 y los 22 años en el primer grupo y entre los 35 y los 60 años en el segundo. Los resultados de ambos se compararán con sus grupos de control respectivos (mismo intervalo de edad), compuestos por mujeres sin infección por VIH.

Hasta la fecha, los estudios sobre mujeres que padecen esta enfermedad se han dirigido a la evaluación de las diferencias clínicas y demográficas entre los dos sexos. Sin embargo, las investigaciones revelan que, independientemente de la etapa de la vida en la que se encuentren, las mujeres con VIH demandan que la terapia antiretroviral (ARV) no sólo controle el virus, sino que respete lo mejor posible su aspecto físico y su estado emocional.

Así, la lipoatrofia afecta a las mujeres en mayor medida que a los hombres en términos de estado anímico, autoestima y relaciones sociales, mientras que la incidencia de la depresión es cuatro veces mayor en las féminas seropositivas que en las seronegativas.

La hipótesis de partida del proyecto 'Etapas EVhA' es que estas complicaciones podrían afectar a las mujeres con VIH de forma diferente en función de la etapa de la vida en que se encuentren. De hecho, la principal preocupación de una joven con VIH podría ser cómo puede afectar el tratamiento a su sexualidad y su aspecto físico, mientras que a una mujer mayor podría preocuparle más su calidad de vida.