Actualizado 25/07/2012 12:07:59 +00:00 CET

Prohibir fumar en el coche reduciría el número de siniestros

Tabaco
EUROPA PRESS

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Avanzar en el desarrollo de la ley antitabaco, que prohíbe fumar en los espacios públicos cerrados y prohibir fumar en nuevos espacios, como el coche, contribuiría a reducir el número de incendios forestales que cada año se producen en España, según ha señalado el doctor Joseba Zabala, médico especialista en salud pública y coordinador de la iniciativa '¡Porque nosotros sí!', que agrupa a más de 250 organizaciones sanitarias y sociales a favor de una reforma de la ley antitabaco para extender la prohibición de fumar a más espacios.

Joseba Zabala se ha referido a los incendios forestales que asolan varias zonas de España, varios de ellos causados por las colillas de los cigarrillos. En ese sentido, ha apostado por reabrir el debate sobre la prohibición de fumar en los vehículos y de regular también el consumo de tabaco en espacios públicos abiertos, como playas o espacios naturales con un importante patrimonio ecológico.

El coordinador de esta iniciativa ciudadana ha advertido de que lanzar una colilla desde un vehículo en marcha puede saldarse con 200 euros de multa y cuatro puntos del carné de conducir, pero ha advertido de que, además de un acto "incívico", es un gesto que puede derivar en un "atentado ecológico".

"Hay evidencia científica de la toxicidad del fumar en el coche para quienes viajan en un coche con humo, especialmente para los niños, pero también hay razones de seguridad vial y de riesgo ecológico como esta catástrofe del Alt Empordá", ha señalado.

En esta línea, Zabala ha incidido, al igual que en otros países europeos como el Reino Unido donde los médicos británicos de la British Medical Association han abierto este debate, en que la prohibición de fumar en los coches sería una herramienta de sensibilización colectiva sanitaria y ecológica de primer orden.

Concretamente, la iniciativa ciudadana 'Porque nosotros sí' aglutina a más de 2 millones de personas representadas por 263 organizaciones que impulsaron en el año 2010 el nuevo modelo español de espacios sin humo.