Actualizado 11/11/2010 14:33:46 CET

Un programa de diagnóstico genético ayuda a definir el pronóstico y tratamiento del cáncer colorrectal avanzado

Puesto en marcha en 2008, participan cinco centros de referencia nacional donde se han analizado muestras de más de 12.300 pacientes

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cada año se diagnostican en España 25.000 nuevos casos de cáncer colorrectal pero, gracias al programa de diagnóstico genético 'Determina KRAS', iniciado hace dos años en cinco hospitales de referencia nacional, se puede predecir el pronóstico de estos pacientes cuando están en fase metastásica y definir un tratamiento personalizado en función del estado mutacional de dicho gen.

Puesto en marcha en 2008 y liderado por la farmacéutica Merck, en dicho programa participan cinco centros de referencia a nivel nacional (el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el Hospital General de Valencia, el Carlos Haya de Málaga, el Vall d'Hebron de Barcelona y la Clínica Universitaria de Navarra), y hasta el momento se han analizado muestras genéticas de más de 12.300 pacientes con este tumor en fase avanzada.

Según ha explicado el doctor Eduardo Díaz Rubio, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos, el análisis de estas muestras ha mostrado que "la mutación del gen KRAS está presente en un 47 por ciento de estos pacientes".

Esto permite definir el tratamiento de estos pacientes ya que actualmente hay algunos tratamientos que actúan específicamente contra el factor de crecimiento epidérmico receptor (EGFR) pero sólo son eficaces cuando dicho gen no está mutado.

De este modo, los pacientes sin mutación de KRAS tienen opción a diferentes tratamientos que pueden incluir quimioterapia, esta familia de fármacos anti-EGFR o el uso de antiangiogénicos, mientras que, por contra, en el caso de los pacientes con el gen mutado, "las opciones de tratamiento se reducen a la quimioterapia con algún antiangiogénico", lo que hace que el pronóstico de estos pacientes sea peor.

Además, añade Díaz Rubio, estudios previos han demostrado que los pacientes sin esta mutación "también viven más", lo que favorece que este tipo de programas de diagnóstico genético puedan ser utilizados "como factor pronóstico" para saber la supervivencia que tendrá cada paciente.

25 MESES DE SUPERVIVENCIA MEDIA

En estos pacientes con la enfermedad avanzada la supervivencia global ha ido aumentando en los últimos años, según ha explicado este experto, pasando de 5 a 6 meses a finales de los años 90 a una media de 25 meses en la actualidad.

Por ello, el objetivo es conseguir que la detección del estado mutacional del gen se generalice en todo el Sistema Nacional de Salud (SNS) una vez diagnosticado este tipo de cáncer, como sucedió con el HER2 en los tumores de mama.

De momento, el director médico de Merck, José Cabrera, ha avanzado que cada vez hay más hospitales que se incorporan a este programa y realizan ellos mismos la prueba para la determinación del gen gracias a la técnica de PCR en Tiempo Real con un 'kit' específico.

Asimismo, añade que "el cien por cien de los médicos que quieren hacer esta prueba pueden hacerlo", enviando las muestras a los hospitales que sí tienen acceso al test, obteniendo los resultados entre una semana y diez días más tarde.

Para leer más