Actualizado 12/04/2010 18:30:46 +00:00 CET

Los profesores son el colectivo de trabajadores más castigado por afecciones de la voz, según experto

Los tratamientos homeopáticos se presentan como una alternativa efectiva para estos trastornos ya que son "atóxicos" y pueden utilizarse de modo preventivo

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El profesorado es el colectivo que más afecciones de las cuerdas vocales presenta de todas aquellas profesiones que utilizan la voz como herramienta de trabajo, según destacó hoy el médico homeópata Guillermo Basauri, profesor del Centro de Enseñanza y Desarrollo de la Homeopatía (CEDH), con motivo del Día Mundial de la Voz que se celebra el próximo viernes 16 de abril.

"Los profesores son los que más acuden al médico, y no sólo porque son muchos", señaló este experto, en declaraciones a Europa Press, sino porque en la mayoría de casos deben hacer uso de la voz de forma diaria todas las semanas. Además, a diferencia de otros colectivos que también la utilizan como herramienta, como los cantantes o actores, suelen hacer un "mal uso" de la misma y no entrenan las cuerdas vocales para evitar sobrecargas que deriven en afonía o ronquera.

Y es que, aunque estas patologías pueden estar provocadas por una infección bacteriana, "el sobresfuerzo o el abuso de la voz hace que las cuerdas vocales puedan sobrecargarse provocando disfonías que "pueden incluso cronificarse". Asimismo, en ocasiones también quedan expuestos a otros factores externos como el tabaco o condiciones climatológicas adversas.

Junto a estos profesionales, el doctor Basauri reconoció que otras profesiones como los periodistas o los operadores telefónicos también se podrían incluir entre los grupos más castigados por los problemas de voz. "Incluso los políticos", añadió, precisando que "quizá algunos no debieran hablar tanto".

Para todos ellos, este experto recomendó el uso de la homeopatía como alternativa a los tratamientos convencionales utilizados para combatir estos problemas, como los antiinflamatorios o los corticoides según la afección, aportando "una eficacia similar y sin efectos adversos".

Dado su carácter "atóxico", no hay peligro de dosificación ni de incompatibilidad con otros fármacos, al tiempo que "tanto mujeres o niños pueden utilizar este tipo de tratamientos con total seguridad".

Del mismo modo, aquellas personas que son más propensos a padecer este tipo de trastornos también lo pueden tomar de forma preventiva aunque, en ocasiones, de acompañarse del trabajo de un foniatra para corregirlos de forma definitiva.