Publicado 16/03/2021 06:59CET

Los problemas de conducta, más comunes en niños expuestos al abuso

Archivo - Adolescente, depresión
Archivo - Adolescente, depresión - WOKANDAPIX/PIXABAY - Archivo

   MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los niños que están expuestos al abuso antes de los once años y los que están expuestos al abuso tanto en la niñez como en la adolescencia pueden tener más probabilidades de desarrollar problemas de conducta (como intimidación o robo) que los expuestos al abuso solo en la adolescencia y los que son no expuestos a abusos, según un estudio publicado en la revista de acceso abierto 'BMC Psychiatry'.

   Un equipo de investigadores de las universidades de Bath y Bristol, en Reino Unido, examinó datos de 13.793 niños y adolescentes (51,6% varones), que fueron seguidos desde los cuatro hasta los 17 años, incluidos en el Estudio longitudinal de Avon de padres e hijos, una cohorte de niños nacidos en el suroeste de Inglaterra a principios de la década de 1990.

   Andreas Bauer, el autor principal, explica que "los problemas de conducta se refieren a comportamientos antisociales en la infancia y / o la adolescencia, como pelear, intimidar, mentir o robar. Están asociados con varios resultados negativos, incluidos problemas de salud mental y física, y es importante comprender sus posibles causas y desarrollar programas de prevención e intervención efectivos".

    El experto añade que, "aunque sabemos que el abuso infantil es un factor importante vinculado a los problemas de conducta en los niños, se sabe mucho menos acerca de cuándo el abuso infantil es más dañino y cómo se relaciona con el desarrollo de problemas serios de conducta a lo largo del tiempo".

   De los niños incluidos en este estudio, los autores identificaron tres grupos que desarrollaron niveles elevados de problemas de conducta. Hubo un grupo persistente de inicio temprano que desarrolló problemas de conducta en la niñez que continuaron hasta la adolescencia (4,8% de la muestra), un grupo de inicio en la adolescencia que desarrolló problemas de conducta en la adolescencia (4,5%) y un grupo limitado en la niñez que desarrolló conducta problemas en la niñez solamente (15,4%). La mayoría de los niños (75,3%) no desarrollaron problemas de conducta graves.

   "Evaluamos si el abuso era más común en los antecedentes de estos tres grupos que en aquellos que no desarrollaron problemas de conducta --relata Andreas Bauer--. Nuestros hallazgos mostraron que el abuso fue más común en el grupo persistente de inicio temprano que mostró problemas de conducta en la infancia y adolescencia, y también en el grupo de inicio de la adolescencia que desarrollaron problemas de conducta en la adolescencia".

   Los autores también observaron el momento del abuso infantil, comparando a aquellos que estuvieron expuestos al abuso solo en la niñez o solo en la adolescencia con aquellos expuestos al abuso en la niñez y la adolescencia.

   Descubrieron que los niños expuestos al abuso tanto en la infancia como en la adolescencia tenían 10 veces más probabilidades de estar en el grupo de problemas de conducta persistentes de inicio temprano y 8 veces más probabilidades de estar en el grupo de problemas de conducta de inicio en la adolescencia.

   El abuso en la niñez se asoció con un aumento de 4 a 6 veces en el riesgo de presentar problemas de conducta persistentes de inicio temprano o de inicio en la adolescencia. Por el contrario, el abuso en la adolescencia no se relacionó con un mayor riesgo de presentar problemas de conducta graves.

   Los problemas de conducta se midieron a los 4, 7, 8, 10, 12, 13 y 17 años, pidiendo a los padres que calificaran el comportamiento de sus hijos durante los últimos seis meses. A los 22 años, se pidió a las personas que informaran sobre el abuso físico, psicológico o sexual experimentado en la infancia (antes de los 11 años) y la adolescencia (entre los 11 y 17 años).

   Los datos completos de los problemas de conducta informados por padres e hijos, y el abuso físico, psicológico y sexual según lo informado por los niños estaban disponibles para 3.127 participantes. De ellos, uno de cada cinco (19,6%) participantes informó haber experimentado alguna forma de abuso, y el 11,3%, 8,9% y 8,1% de los participantes informaron abuso físico, psicológico y sexual, respectivamente.

   Una limitación del estudio es que las experiencias de abuso en la infancia y la adolescencia se midieron cuando los participantes tenían 22 años, por lo que puede haber problemas con los sesgos de recuerdo y problemas relacionados con la revelación de abusos anteriores. Depender de los problemas de conducta informados por los padres en la adolescencia puede haber subestimado el nivel de problemas de conducta, ya que los padres pueden no estar al tanto del comportamiento de sus hijos fuera del hogar.

   Andreas Bauer destaca: "Nuestros resultados sugieren que el abuso es más común en los antecedentes de los jóvenes con problemas de conducta y que los problemas de conducta que comienzan en la adolescencia pueden estar relacionados con experiencias adversas en la infancia, en lugar de ser una forma exagerada de rebelión adolescente o debido a La presión de los compañeros".

   En su opinión, "la prevención del abuso infantil también puede ayudar a proteger a los niños de desarrollar problemas serios de conducta. Sin embargo, es importante tener en cuenta que muchos jóvenes que experimentan abuso no desarrollan problemas de conducta, y estos también pueden ocurrir en ausencia de abuso infantil", advierte.