La primera vacuna contra la malaria podría reducir los casos hasta un 50%: "Un avance gigantesco"

Malaria en África
FLICKR US ARMY AFRICA - Archivo
Publicado 24/04/2019 14:42:57CET

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La nueva vacuna contra la malaria, desarrollada por la compañía farmacéutica GSK y que este martes se puso en marcha en Malawi, "podría disminuir los casos entre un 30 y un 50 por ciento", según el coordinador de la línea de investigación de malaria del Instituto de Salud Global (ISGlobal), Quique Bassat.

"Es una vacuna subóptima, no es perfecta, pero puede ser un avance en salud pública gigantesco. Hemos de ser muy cuidadosos con su uso por su coste-beneficio, y tampoco es la 'bala mágica' que acabará con la malaria, pero ayer fue un día histórico", ha asegurado Bassat desde Mozambique a través de una videoconferencia en el acto 'Misión Malaria', organizado por GSK este miércoles para detallar los pormenores de esta nueva inmunización, que se ha lanzado coordinadamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS) apenas dos días antes del Día Mundial de la enfermedad, que se celebra este jueves.

La vacuna, que está actualmente en fase de implementación, ha demostrado su eficacia en ensayos clínicos, tras haber recibido aprobación por parte de tres países africanos escogidos por la OMS (Kenia, Ghana y Malawi), donde la malaria es endémica, para su evaluación en entorno clínicos reales. La previsión es que 360.000 niños recibirán la vacuna en estos países para evaluar su impacto contra la enfermedad.

Su implementación en estos países africanos busca "saber cuál es su comportamiento en condiciones reales donde la malaria es endémica", ha explicado el director de Biología de la Global Health Discovery Incubator de GSK, Javier Gamo, quien ha avanzado que el coste del desarrollo de la vacuna para la compañía ha sido de 100 millones de dólares (89 millones de euros).

Tras 30 años de fabricación, esta vacuna es la primera y, hasta la fecha, la única que ha demostrado que puede reducir significativamente la malaria en los niños. Además, también es la primera vacuna desarrollada contra un parásito. En los ensayos clínicos se observó que previene aproximadamente 4 de cada 10 casos de malaria, incluidos 3 de cada 10 casos de malaria grave potencialmente mortal.

Por el momento, solo está dirigido a edades infantiles en países endémicos, y no a viajeros internacionales, ya que aún no se ha demostrado su eficacia en estudios científicos, según el jefe de la Unidad de Referencia Nacional para Enfermedades Tropicales del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Rogelio López Vélez.

VACUNAS, MOSQUITERAS, PROFILAXIS...

A pesar de la importancia de las vacunas, estos expertos han resaltado la necesidad de seguir combatiendo la malaria "desde todos los frentes", esto es, combinar la vacuna con otras estrategias como, entre otras, los nuevos fármacos, "medidas barrera (repelente de mosquitos y mosquiteras); quimioprofilaxis antes, durante y después del viaje" y mayor financiación.

Entre esos nuevos fármacos, el año pasado la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó la tafenoquina para la cura radical de la malaria ocasionada por 'Plasmodium vivax'. La tafenoquina es el primer medicamento novedoso que se ha aprobado en los últimos 60 años, y es eficaz para eliminar los hipnozoitos hepáticos. Dichos hipnozoitos (o formas durmientes) son los responsables de las recidivas de malaria que ocurren después de semanas o meses en personas que han sido infectadas por el parásito 'P. vivax', incluso si han sido tratadas para curar la enfermedad.

"NO BAJAR LA GUARDIA"

"Tenemos importantes herramientas de diagnóstico, control, tratamiento y eliminación del vector. La vacuna es una herramienta más. Hay que seguir manteniendo el aporte económico y no bajar la guardia porque, si no, no se va a conseguir erradicar la malaria, algo que está recogido en los objetivos de la OMS", ha argumentado el director del Centro Nacional de Medicina Tropical del Instituto de Salud Carlos III, Agustín Benito Llanes.

Los datos del último informe sobre la malaria de la OMS arrojan resultados agridulces. Desde 2010, el número de casos de la enfermedad en todo el mundo ha ido descendiendo progresivamente hasta reducirse de 239 a 219 millones al año en 2017. Sin embargo, en el último informe anual de la OMS se aprecia un aumento de dos millones de casos en el último año. Según la OMS, la malaria causa 435.000 muertes anuales. El 60 por ciento afectan a niños menores de cinco años que residen mayoritariamente en el África subsahariana.

Respecto a la situación de la malaria en España, el número de casos importados se ha duplicado desde 2010, pasando de 351 en 2010 a 755 en 2016. "El 85 por ciento de estos casos son viajeros no turistas; es decir, migrantes recién llegados a nuestro país o ya establecidos aquí y que viajan a sus países de origen. Estos son los viajeros de máximo riesgo, porque pasan periodos largos de tiempo con su familia en zonas rurales de riesgo, viajan sin profilaxis y con niños menores de cinco años que, a su vez, carecen de la inmunidad de sus padres", ha indicado Rogelio López.

Contador

Para leer más