Publicado 02/10/2020 19:00CET

La primera ola de COVID-19 coincidió con una bajada de la circulación de otros virus respiratorios

Un hombre sale por la puerta del Centro de Salud del municipio de San Adrián, en Navarra (España), a 2 de octubre de 2020.
Un hombre sale por la puerta del Centro de Salud del municipio de San Adrián, en Navarra (España), a 2 de octubre de 2020. - Eduardo Sanz - Europa Press

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El análisis de las muestras tomadas para probar la presencia de virus respiratorios en los últimos cinco años sugiere que la aparición del SARS-CoV-2 se asoció con una gran disminución de la circulación de otros virus respiratorios comunes durante la primera oleada. El estudio, presentado esta semana en la Conferencia ESCMID sobre la Enfermedad por Coronavirus (ECCVID), es obra de Stephen Poole, investigador clínico del BRC del NIHR BRC de Southampton (Reino Unido).

Tradicionalmente, las enfermedades asociadas a los virus respiratorios afectan predominantemente a aquellos con enfermedades pulmonares subyacentes. El SARS-CoV-2 surgió en diciembre de 2019 como un nuevo patógeno viral respiratorio en los seres humanos. Su efecto sobre otros virus respiratorios circulantes y su impacto general sobre las enfermedades respiratorias virales sigue siendo en gran medida desconocido. El propósito del presente estudio fue evaluar los efectos de la aparición del SARS-CoV-2 en la prevalencia de los virus respiratorios comunes y las características clínicas de las enfermedades asociadas a los virus respiratorios, durante la primera oleada de la pandemia.

Los datos para este estudio retrospectivo de cohortes se reunieron de pacientes que se sometieron a PCR múltiple para detectar virus respiratorios comunes como parte de 3 grandes ensayos clínicos durante 4 temporadas de invierno recientes en Hampshire (Inglaterra). Los pacientes eran adultos en el departamento de emergencias o en la unidad médica aguda que presentaban una enfermedad respiratoria aguda y fueron reclutados dentro de las primeras 24 horas de su admisión.

La detección de todos los virus respiratorios durante el primer pico epidémico del SARS-CoV-2 en el Reino Unido (marzo-mayo) se comparó con el mismo período de tiempo en cuatro de los cinco años anteriores. Se compararon las características clínicas y los resultados asociados con la detección de los virus respiratorios.

El estudio incluyó a 856 pacientes que se sometieron a una PCR múltiple para virus respiratorios entre marzo y mayo durante 5 inviernos. Antes de 2020, se detectó un virus no-SARS-CoV-2 en 202 (54%) de 371 pacientes (47% de gripe A+B, 21% de rinovirus) en comparación con el 4 por ciento de pacientes (20/485) en 2020.

En comparación con otros virus respiratorios, los pacientes con el SARS-CoV-2 tuvieron una probabilidad significativamente menor de que se les detectara un segundo virus respiratorio (diferencia absoluta 7,2%). Además de tener peores resultados clínicos, los pacientes con COVID-19 eran mucho más propensos a tener neumonía (81% en comparación con el 24%).

Está bien establecido que los virus respiratorios estacionales existentes son una causa frecuente de exacerbación en la EPOC y el asma, y este fue el diagnóstico en el 37 por ciento de los casos de nuestra cohorte. Comparativamente, estos fueron los principales diagnósticos clínicos en solo el 1 por ciento de las infecciones por SARS-CoV-2.

"La circulación de los virus respiratorios es notoriamente difícil de predecir, por lo que no podemos decir con ningún grado de certeza lo que puede suceder durante la segunda ola. Las medidas de bloqueo pueden haber impactado dramáticamente en la propagación de otros virus respiratorios antes que el COVID-19, debido a que estos virus tienen períodos de incubación más cortos. La circulación de virus respiratorios no COVID en una segunda ola se verá influida por las intervenciones de salud pública", concluye Poole.

Contador