Publicado 13/08/2021 14:20CET

En la primera ola hasta el 10% de los pacientes hospitalizados se contagió con COVID-19

Archivo - Mano de un enfermo con vía subcutánea en una cama de la UCI del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021.
Archivo - Mano de un enfermo con vía subcutánea en una cama de la UCI del Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

   MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Más de uno de cada diez pacientes con COVID-19 en 314 hospitales del Reino Unido contrajo la infección en el hospital durante la primera oleada pandémica, según un estudio dirigido por la Universidad de Lancaster y otras universidades del Reino Unido, como las de Liverpool, Edimburgo, Birmingham y el Imperial College de Londres.

   En este trabajo, publicado en la revista 'The Lancet', los investigadores examinaron los registros de los pacientes de COVID-19 en los hospitales del Reino Unido inscritos en el estudio del Protocolo de Caracterización Clínica del Reino Unido (CCP-UK) del Consorcio Internacional de Infecciones Respiratorias Agudas Severas (ISARIC), que enfermaron antes del 1 de agosto de 2020.

   Descubrieron que al menos el 11,1 por ciento de los pacientes con COVID-19 en 314 hospitales del Reino Unido se infectaron después del ingreso. La proporción de pacientes con COVID-19 infectados en el hospital también aumentó a entre el 16 y el 20 por ciento a mediados de mayo de 2020, mucho después del pico de ingresos en la primera ola.

   "Estimamos que entre 5.699 y 11.862 pacientes ingresados en la primera oleada se infectaron durante su estancia en el hospital. Lamentablemente, es probable que se trate de una subestimación, ya que no incluimos a los pacientes que pudieron estar infectados pero que fueron dados de alta antes de que se les pudiera diagnosticar", explican los responsables del estudio.

   "Es probable que haya una serie de razones por las que muchos pacientes se infectaron en estos centros asistenciales. Entre ellas se encuentran el gran número de pacientes ingresados en hospitales con instalaciones limitadas para el aislamiento de casos, el acceso limitado a pruebas de diagnóstico rápidas y fiables en las primeras fases del brote, los desafíos en torno al acceso y el mejor uso del EPI, nuestra comprensión del momento en que los pacientes son más infecciosos en su enfermedad, algunos errores de clasificación de los casos debido a la presentación con síntomas atípicos, y una infravaloración del papel de la transmisión aérea", añade al respecto el doctor Chris Green, de la Universidad de Birmingham.

   Hubo marcadas diferencias en el número de pacientes infectados en el hospital según el tipo de atención prestada. Los hospitales de cuidados agudos y generales presentaban proporciones más bajas de infecciones hospitalarias (9,7%) que los hospitales residenciales de atención comunitaria (61,9%) y los hospitales de salud mental (67,5%), lo que refleja los brotes observados en las residencias.