Cómo prevenir la pérdida auditiva evitable

Mujer con problemas de audición, sordera
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SIPHOTOGRAPHY - Archivo
Publicado 26/09/2018 17:58:12CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

En España la sordera afecta a más de un millón de personas y el 8% de los españoles posee problemas auditivos de distinto tipo y grado, según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con motivo del Día Internacional de la sordera, el 28 de septiembre, Joan Francesc Horvath, responsable de Audiología Universitaria, explica que "aunque algunos problemas de audición son congénitos, existen factores externos que influyen en la pérdida auditiva y que son evitables", en este sentido, hace hincapié en que "para prevenir la pérdida auditiva es imprescindible cuidar el oído y es importante acudir periódicamente a un profesional cualificado".

Desde Audiología Universitaria ofrecen diez consejos para cuidar el oído y prevenir o poner soluciones frente a la pérdida auditiva:

1. Moderar el volumen de la televisión y la música: cuando consumimos contenido multimedia, ya sea en la televisión, el ordenador o escuchando música, es importante procurar no poner el volumen demasiado alto. Lo aconsejable es no subirlo por encima del 60%. Además, no es recomendable tener varios aparatos sonoros funcionando al mismo tiempo y en el caso de que usemos auriculares, no es aconsejable llevarlos durante más de una hora al día.

2. Evitar los ruidos fuertes: en la medida de lo posible, es importante situarse a una distancia prudente de fuentes de ruidos fuertes, como puede ser un altavoz en un concierto o en una discoteca, o cuando se están realizando obras. En lugares donde no se pueden evitar estos ruidos, se deben proteger los oídos con auriculares o tapones.

3. Tomar precauciones con el agua: La humedad puede provocar algunos problemas como otitis o infecciones por hongos. Horvath recomienda ponerse tapones cuando se nade en la piscina y también, secarse los oídos después de la ducha.

4. Nunca hay que introducir elementos extraños en el oído: aunque suene raro, los casos en los que las personas utilizan horquillas o tapones de bolis para rascarse los oídos son más comunes de lo que podría parecer a simple vista. Horvath comenta que "este tipo de prácticas se deben evitar, porque podrían producir daños en la membrana interior del oído" y añade "de hecho, tampoco es aconsejable el uso de bastoncillos en nuestra rutina, ya que lo que se consigue es introducir aún más la cera, lo que podría provocar un bloqueo o infección".

5. Limpiar los oídos en su justa medida: existe una creencia popular de que es necesario limpiar a diario el cerumen de los oídos, pero debemos saber que la cera es una sustancia generada de manera natural y que funciona como un agente autolimpiante con propiedades protectoras, lubricantes y antibacterianas. Por ello, Horvath explica que "es aconsejable limpiar solamente el pabellón externo auditivo con un paño. En caso de que notemos que la cera se acumula en exceso y causa dolor, sensación de que el oído está tapado, pérdida parcial de la audición, tinnitus, olor o secreción, se recomienda acudir a un profesional sanitario para que realice una limpieza del oído".

6. Cuidar el oído al hablar por teléfono: para conservar la salud auditiva debemos evitar hablar muchas horas seguidas por teléfono y no llegar al punto de que el oído pueda llegar a estar adormecido al terminar la conversación. Si tenemos que hablar durante un tiempo prolongado es aconsejable ir cambiando el auricular de oído o utilizar la opción de manos libres, siempre que sea posible.

7. Cuidado con las infecciones, los resfriados y las gripes: siempre se debe prestar atención al cuidado de los oídos, pero sobre todo cuando se tenga un resfriado o una gripe porque es en estos casos cuando se tiene mayor predisposición a contraer cualquier infección. Además, si ésta fuera grave, dicha infección podría llegar a provocar una pérdida de audición.

8. Protegerse del viento: el viento muy fuerte puede hacer notar zumbidos en los oídos y provocar que se inflamen. Por este motivo, debemos intentar no abrir completamente la ventana del coche, sobre todo cuando se circule a altas velocidades o por mucho tiempo.

9. Acudir a un especialista: en caso de notar cualquier tipo de molestia en los oídos debemos acudir a un especialista y no tenemos que auto-medicarnos. Además en el caso de que notemos que no escuchamos como se debería, podemos someternos a un test preventivo. En la web de Audiología Universitaria hay disponible un test de audición, que orienta sobre la pérdida auditiva, aunque hay que tener en cuenta que no sustituye un estudio auditivo realizado por un profesional en un centro.

10. Realizar revisiones auditivas pasados los 50 años. La edad puede traer consigo la pérdida auditiva por lo que es aconsejable acudir a un experto para realizarnos revisiones exhaustivas y periódicas.

Contador