Publicado 04/11/2020 17:20CET

La preocupación por futuros desastres, efecto que la Covid-19 ha provocado en científicos del todo el mundo

Imagen de archivo de investigadores de la Fundación Progreso y Salud.
Imagen de archivo de investigadores de la Fundación Progreso y Salud. - FUNDACIÓN PROGRESO Y SALUD - Archivo

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Aunque la investigación sigue siendo resistente a las crisis de la Covid-19, una encuesta a más de 25.000 miembros de la comunidad de investigación científica de 152 países, entre mayo y junio de este año, muestra que el virus ha tenido en ellos y su trabajo un impacto temprano, de modo que se muestran preocupados por la respuesta política a la pandemia, por cómo reducir futuros desastres, por el impacto de la financiación y por el manteniendo de los trabajos científicos en marcha.

El artículo, publicado en la editorial académica de acceso abierto 'Frontiers', muestra que "que los científicos están bajo la presión para dar respuestas y la falta de precedentes y preparación, combinada con severas presiones políticas y sociales, ha hecho que este sea un momento increíblemente desafiante para ellos", comenta Kamila Markram, directora ejecutiva y cofundadora de Frontiers.

Junto con la interrupción que enfrenta la mayoría de la población mundial: encierro, trabajo remoto, aislamiento y ansiedad - muchos investigadores han sentido una presión adicional para comprender, curar y mitigar el virus", añade.

Los investigadores están divididos sobre sus percepciones de la respuesta política. Los países que mostraron un nivel significativamente más alto de insatisfacción con el uso del asesoramiento científico por parte de los formuladores de políticas durante la pandemia incluyen a EEUU, Brasil, Chile y el Reino Unido, mientras que los de Nueva Zelanda, China y Grecia fueron los más satisfechos.

"Si bien no sabemos qué consejo se dio y si se utilizó, estos datos sugieren más comodidad en aquellos países que lo están haciendo bien: aquellos que tomaron decisiones tempranas de encierro, han tenido una experiencia previa similar, por ejemplo con el SARS, y quienes reconocieron la ciencia como clave para la toma de decisiones sobre el manejo de una pandemia", explica el profesor Sir Peter Gluckman, presidente de la Red Internacional de Asesoramiento Científico Gubernamental.

Por otro lado, las preocupaciones sobre pandemias futuras (28%) y el cambio climático (21%) encabezaron la lista de desastres futuros que pueden mitigarse con la ayuda de la ciencia, según los encuestados. "No estábamos preparados para el COVID-19, a pesar de las advertencias de una pandemia, y recién ahora estamos comenzando a comprender completamente el costo de nuestra complacencia. Las consecuencias de continuar sin responder a las amenazas futuras, particularmente el clima emergencia, será mucho peor y potencialmente irreversible si no actuamos ahora", señala Markram.

Debemos pensar en cómo podemos cambiar fundamentalmente nuestra relación con el mundo natural. Lo único positivo que podemos sacar de esta pandemia es que podría ser el catalizador de dicho cambio e inculcar un mayor sentido de urgencia y responsabilidad", advierte.

Por otro lado, los resultados revelan que COVID-19 ha creado una sensación de incertidumbre en la comunidad de investigadores en torno a la financiación. Casi la mitad (47%) de los encuestados cree que habrá menos fondos disponibles en el futuro como resultado de COVID-19, lo que indica un impacto potencialmente duradero en el panorama de la investigación científica.

Al respecto, Markram explica que "el impacto de COVID-19 se está manifestando en todo el panorama de la financiación. Si bien es fundamental que colectivamente, hagamos todo lo que podamos ahora para combatir el virus, también debemos reconocer que el desvío o la 'covidización' de la financiación fuera de otros campos no es una solución sostenible".

Los hallazgos también revelan que la investigación científica en sí misma ha podido continuar en gran parte, a pesar de la interrupción del COVID-19. Cuando se les preguntó en qué habían estado trabajando durante la pandemia, el 74% de los encuestados dijo que habían estado escribiendo artículos, el 57% continuaba con su investigación y el 42% la enseñanza virtual.

"Es alentador que, a pesar de la interrupción masiva que causó la primera ola de coronavirus, la gran mayoría de los investigadores dijeron que pudieron continuar trabajando. Nos da la esperanza de que la comunidad académica seguirá siendo resistente a las nuevas olas de COVID-19 , como los que actualmente recorren Europa, y nos unimos para encontrar las soluciones que necesitamos con urgencia para vivir una vida sana en un planeta sano", concluye Markram.

Contador