Publicado 16/04/2021 18:52CET

La predisposición genética a la esquizofrenia puede aumentar el riesgo de psicosis por consumo de cannabis

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

Hace tiempo que se sabe que los consumidores de cannabis desarrollan psicosis con más frecuencia que los no consumidores, pero lo que aún no está del todo claro es si el cannabis realmente provoca psicosis y, en caso afirmativo, quiénes corren más riesgo. Un nuevo estudio publicado en la revista 'Translational Psychiatry' por investigadores del King's College de Londres (Reino Unido) ayuda a arrojar luz sobre ambas cuestiones.

La investigación muestra que, si bien los consumidores de cannabis tenían tasas más altas de experiencias psicóticas que los no consumidores en general, la diferencia era especialmente pronunciada entre los que tenían una alta predisposición genética a la esquizofrenia.

"Estos resultados son significativos porque son la primera evidencia que hemos visto de que las personas genéticamente propensas a la psicosis podrían verse desproporcionadamente afectadas por el cannabis". Y como la puntuación del riesgo genético está todavía en sus inicios, la verdadera influencia de la genética en la relación cannabis-psicosis puede ser incluso mayor de lo que hemos encontrado aquí", explica el autor principal del trabajo, el doctor Michael Wainberg.

Utilizando datos del Biobanco del Reino Unido, una base de datos biomédica a gran escala que contiene información genética y sanitaria detallada de los participantes, los autores analizaron la relación entre la genética, el consumo de cannabis y las experiencias psicóticas en más de 100.000 personas.

Cada persona informó de su frecuencia de consumo de cannabis en el pasado y de si había tenido alguna vez varios tipos de experiencias psicóticas, como alucinaciones auditivas o visuales. Los investigadores también calificaron el riesgo genético de esquizofrenia de cada persona, observando cuáles de sus mutaciones de ADN eran más comunes entre los pacientes de esquizofrenia que entre la población general.

En general, las personas que habían consumido cannabis tenían un 50 por ciento más de probabilidades de informar sobre experiencias psicóticas que las personas que no lo habían hecho. Sin embargo, este aumento no era uniforme en todo el grupo de estudio: entre la quinta parte de los participantes con las puntuaciones de riesgo genético más altas para la esquizofrenia era del 60 por ciento, y entre la quinta parte con las puntuaciones más bajas era sólo del 40 por ciento.

En otras palabras, las personas genéticamente predispuestas a la esquizofrenia tenían un riesgo desproporcionadamente mayor de sufrir experiencias psicóticas si también tenían un historial de consumo de cannabis.