La predisposición alérgica es uno de los principales factores de riesgo que favorecen la aparición al asma

Publicado 06/05/2019 16:39:25CET
FLICKR/HANS HANSSON - Archivo

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La predisposición alérgica es uno de los principales factores de riesgo que favorecen la aparición al asma, tal y como ha comentado el médico adjunto del Servicio de Alergia del Hospital Universitario A Coruña, Manuel Rial.

El asma es una enfermedad muy frecuente cuya prevalencia ha aumentado en los últimos años y, de hecho, en la actualidad, hay unos 235 millones de personas en el mundo con asma y, concretamente en España, afecta, aproximadamente, al 5 por ciento de la población adulta y al 10 por ciento de los niños.

En muchos casos, la enfermedad aparece como respuesta a determinados estímulos que producen alergia como pueden ser: el polen, los ácaros del polvo, los epitelios de animales o ciertos alimentos. En este punto, el experto ha aludido a datos del Ministerio de Sanidad que señalan que las denominadas alergias estacionales afectan aproximadamente al 15 por ciento de la población.

Para poder hacer frente al asma y a las alergias, existen diferentes tratamientos y recomendaciones. Lo más eficaz es evitar o reducir en lo posible la exposición a alérgenos, si bien existen una serie de recomendaciones para aquellos pacientes que padecen asma y se exponen a altos niveles polínicos.

Por ejemplo, el experto ha aconsejado mantener las ventanas cerradas por la noche y utilizar aire acondicionado con filtros; mantener las ventanillas del coche cerradas y usar filtros para el aire acondicionado del automóvil; permanecer el mayor tiempo posible en ambientes cerrados, evitando en la medida en que se pueda la exposición al aire libre especialmente en los días de viento; disminuir las actividades al aire libre entre las 5 y las 10 de la mañana (emisión de pólenes) y entre las 7 y 10 de la tarde (periodo de descenso del polen desde lo alto de la atmósfera, al enfriarse el aire); y ponerse gafas de sol y mascarilla facial que abarque boca y nariz al salir a la calle, especialmente si va a permanecer en ella durante largos periodos de tiempo.

"Si coge vacaciones durante períodos álgidos de polen, preferir zonas con menor concentración polínica como por ejemplo las playas. Evite vestir prendas que han estado expuestas al exterior y, si ha estado en alguna zona con alto nivel de polen, múdese de ropa en cuanto le sea posible. El polen puede quedar adherido en las prendas o en el calzado", ha añadido el experto.

Finalmente, el doctor Rial ha recordado que una persona con asma siempre debe buscar la valoración de un alergólogo, sobre todo en el caso de que el paciente relacione sus síntomas con un desencadenante alergénico. "Cada persona puede ser alérgica a sustancias diferentes. Sólo un profesional médico, mediante la realización de una serie de estudios complejos, puede determinar cuáles son las causas de la alergia de cada individuo. Sin embargo, estas recomendaciones pueden ser de gran ayuda para todos aquellos pacientes con asma que se exponen a altos niveles polínicos, lo que les ayudará a sobrellevar mejor esta enfermedad", ha zanjado.