Publicado 06/05/2021 07:53CET

La prediabetes podría no ser tan benigna como se pensaba

Archivo - Medidor de glucosa diabetes. Tira reactiva glucómetro.
Archivo - Medidor de glucosa diabetes. Tira reactiva glucómetro. - MARILYN NIEVES / MARILYN NIEVES - Archivo

   MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

   Las personas con prediabetes tienen una probabilidad significativamente mayor de sufrir un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular u otro acontecimiento cardiovascular importante en comparación con las que tienen niveles normales de azúcar en sangre, según un estudio presentado en la 70ª Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología.

   Los investigadores afirman que estos resultados deberían servir de llamada de atención tanto para los médicos como para los pacientes para que intenten prevenir la prediabetes desde el principio.

   "En general, tendemos a tratar la prediabetes como algo sin importancia. Pero descubrimos que la prediabetes en sí misma puede aumentar significativamente las probabilidades de que alguien sufra un evento cardiovascular importante, incluso si nunca llega a tener diabetes --señala el doctor Adrian Michel, residente de medicina interna en el Hospital Beaumont-Royal Oak, en Estados Unidos y autor principal del estudio, uno de los más grandes hasta la fecha--. En lugar de prevenir la diabetes, tenemos que cambiar el enfoque y prevenir la prediabetes".

   La prediabetes es una afección en la que la cantidad media de azúcar en la sangre es elevada, pero no lo suficiente como para ser diagnosticada como diabetes de tipo 2. Mientras que la diabetes de tipo 2 es un factor de riesgo bien conocido y principal de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y obstrucción de las arterias del corazón, el papel de la prediabetes ha sido menos claro.

   Sin embargo, la prediabetes es bastante común. Este estudio reveló que se produjeron eventos cardiovasculares graves en el 18% de las personas con prediabetes, en comparación con el 11% de las personas con niveles normales de azúcar en sangre durante una media de cinco años de seguimiento.

   La relación entre los niveles de azúcar en sangre más elevados y los episodios cardiovasculares siguió siendo significativa incluso después de tener en cuenta otros factores que podrían influir, como la edad, el sexo, el índice de masa corporal, la presión arterial, el colesterol, la apnea del sueño, el tabaquismo y la arteriopatía periférica.

   "Según nuestros datos, tener prediabetes casi duplicaba la probabilidad de sufrir un evento cardiovascular adverso importante --señala Michel--. Como médicos, tenemos que dedicar más tiempo a educar a nuestros pacientes sobre el riesgo de los niveles elevados de azúcar en sangre y lo que significa para su salud cardíaca, y considerar la posibilidad de iniciar la medicación mucho antes o de forma más agresiva, y aconsejar sobre la modificación de los factores de riesgo, incluyendo consejos sobre el ejercicio y la adopción de una dieta saludable".

   Especialmente preocupante fue el hallazgo de que, incluso cuando los pacientes del grupo de prediabetes conseguían normalizar su nivel de azúcar en sangre, el riesgo de sufrir un evento cardiovascular seguía siendo bastante elevado. El 10,5% de estos pacientes sufrieron un accidente cardiovascular, frente al 6% de los que no tenían diabetes ni prediabetes.

   "Incluso si los niveles de azúcar en sangre volvían a la normalidad, no cambiaba realmente su mayor riesgo de sufrir un evento, por lo que prevenir la prediabetes desde el principio puede ser el mejor enfoque", señala Michel.

   Este estudio retrospectivo de un solo centro incluyó datos de 25.829 pacientes tratados en el Sistema de Salud Beaumont de Michigan entre 2006 y 2020. Los pacientes se dividieron en el grupo de prediabetes o en el grupo de control en función de al menos dos niveles de A1C con cinco años de diferencia; el grupo de control incluyó a los pacientes que mantuvieron una hemoglobina A1C normal durante el estudio.

   Se incluyeron un total de 12.691 pacientes y 13.138 en los grupos de prediabetes y control, respectivamente. La edad de los participantes oscilaba entre los 18 y los 104 años. Se realizó un seguimiento de todos los pacientes durante los 14 años que duró el estudio y los investigadores utilizaron los códigos de la clasificación internacional de enfermedades o los códigos de diagnóstico para determinar si se había producido un acontecimiento cardiovascular adverso importante.

   La relación entre la prediabetes y los eventos fue más fuerte entre los varones, los negros y las personas con antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares o con factores de riesgo personales de enfermedad cardíaca. Las personas con sobrepeso presentaron las tasas más altas de eventos cardiovasculares entre todos los pacientes, incluso más que los obesos, algo que, según Michel, debe estudiarse más a fondo.

   Se cree que la prediabetes desempeña un papel en la salud del corazón porque los niveles elevados de glucosa en la sangre pueden dañar y causar inflamación dentro de los vasos. Esto provoca lesiones en los vasos del cuerpo y puede conducir a un estrechamiento de los mismos y, en última instancia, a una lesión cardiovascular, apunta Michel.

   Los resultados del estudio son un importante recordatorio para que los adultos conozcan sus cifras de azúcar en sangre, especialmente porque la prediabetes no suele presentar síntomas, señalan sus autores.

   Al igual que en el caso de la diabetes, la prediabetes se diagnostica en función de los resultados de las pruebas de azúcar en sangre, como la A1C, que refleja la media de azúcar en sangre de una persona durante los últimos dos o tres meses; la prueba de glucosa plasmática en ayunas, que mide el azúcar en sangre después de no haber comido ni bebido durante al menos ocho horas antes; y/o la prueba de tolerancia a la glucosa oral, que comprueba lo bien que el cuerpo procesa el azúcar después de tomar una bebida dulce dada por el médico.

   Según la Asociación Americana de la Diabetes, se sospecha que existe prediabetes cuando la A1C está entre el 5,7 y el 6,4%, la glucemia en ayunas es de 100-125 mg/dl o la prueba de tolerancia a la glucosa oral es de 140-199 mg/dl.