El PP defiende la necesidad de convocar un Consejo Interterritorial para "valorar la situación" del SNS

Actualizado 14/06/2011 17:39:52 CET
 Ana Pastor.
EUROPA PRESS

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La coordinadora de Participación Social del Partido Popular (PP) y exministra de Sanidad, Ana Pastor, ha defendido la necesidad de convocar un Consejo Interterritorial para "valorar la situación" del Sistema Nacional de Salud (SNS), a la que ve como "poco presentable".

Durante su intervención en 'Intereconomía Conferencias', Pastor ha dicho que el PP viene advirtiendo al Gobierno de los problemas de financiación del SNS desde 2005, cuando se celebro la Conferencia de Presidentes, y que lo ha venido haciendo desde entonces.

Sin embargo, según la representante 'popular', el Gobierno "ha querido siempre mirar para otro lado" cuando se planteaba el problema de la financiación de la sanidad, un asunto que, según dice, "no se ha querido tratar en los Consejos Interterritoriales". "Se ha obviado el debate, pero la deuda ha seguido creciendo", sentencia.

De hecho, apunta, el Pacto de Estado por la Sanidad fracasó porque el documento que marcaba las directrices de este acuerdo "no hablaba de la deuda sanitaria" y los grupos políticos se negaron a firmar. A su entender, habría sido una "irresponsablidad" apoyar así el pacto.

Pastor ha rechazado las afirmaciones del secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, en las que decía que la deuda de la sanidad siempre ha existido. Según ella, durante el tiempo en el que fue ministra de Sanidad, "nunca ningún proveedor fue al ministerio a llevarle facturas de impagados".

"Esto de que no hay mejor defensa que un buen ataque al Gobierno ya no le sirve, porque sabe que el Ministerio de Sanidad no ha liderado el Sistema Nacional de Salud en los últimos siete años y que la actual situación es muy poco presentable", sentencia.

A su juicio, solucionar el problema de financiación del SNS pasa por que España "cambie su política económica y comience a generar riqueza y empleo". En este sentido, recalca que ella es "contraria al copago, aunque haya gente que crea que el copago es la solución al problema".

Considera que el modelo organizativo del SNS está "pasado de moda" y que --como le ocurriría a una persona que quiere entrar en un traje de hace 25 años-- "las costuras del sistema están tirando y algunas ya se han descosido". No obstante, es partidaria de mantener la sanidad entre las competencias transferidas a las comunidades.

Por ello, propone, entre otras medidas, fijar una cartera común de servicios para todas las comunidades autónomas y renovar el modelo de Atención Primaria y de Especializada, dando "más flexibilidad laboral a los profesionales y más capacidad de autogestión, entendida como transferencia de poder a cambio de resultados".