Publicado 20/03/2020 7:05:23CET

Las plaquetas sanguíneas desencadenan eventos que causan daño a los órganos después de una cirugía cardíaca

SANGRE, GLÓBULOS ROJOS
SANGRE, GLÓBULOS ROJOS - PIXABAY - Archivo

MADRID 20 (EUROPA PRESS)

El daño a los riñones y otros órganos después de una cirugía cardíaca no se desencadena tanto por la reparación quirúrgica del corazón en sí sino por la respuesta inflamatoria masiva, que surge de múltiples factores: la maquinaria utilizada para mantener el flujo de sangre y oxígeno, los cambios en el flujo sanguíneo durante la cirugía y las respuestas tisulares al trauma quirúrgico.

Un estudio publicado en línea este miércoles en la revista 'Science Advances', por un equipo de investigadores dirigido por Jörn Karhausen, profesor asistente en el Departamento de Anestesiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, se describe cómo se desarrolla esta respuesta inflamatoria y cómo podría evitarse.

"Nos encontramos con un problema en el que se puede reparar el corazón, pero podríamos crear una lesión diferente para el paciente que puede ser peligrosa y cambiar totalmente su pronóstico a largo plazo --alerta Karhausen--. Si podemos entender este fenómeno, con suerte, podemos prevenirlo o al menos minimizarlo".

En el artículo, Karhausen y sus colegas, probando en modelos de ratones y ratas, en líneas celulares humanas y analizando muestras de pacientes, describieron una interacción poco entendida entre las plaquetas en la sangre y los mastocitos, que son células inmunes tisulares ubicadas típicamente cerca de los vasos sanguíneos.

El trabajo se basa en una serie de estudios anteriores de Karhausen y otros que habían demostrado un vínculo entre las respuestas plaquetarias durante la cirugía cardíaca y la lesión orgánica. Las plaquetas son apreciadas principalmente por su papel en el sangrado y la coagulación de la sangre, pero no estaba claro qué papel jugaron en el desarrollo del daño tisular.

En el estudio actual, Karhausen y sus colegas descubrieron que las plaquetas activadas se unen a la pared del vaso y entran en contacto cercano con los mastocitos. Debido a que los mastocitos pueden lanzar respuestas inflamatorias extremadamente potentes, incluidas reacciones alérgicas potencialmente mortales como el shock anafiláctico, el grupo investigó más a fondo la comunicación entre estos 2 tipos de células.

Los investigadores observaron ratas a las que sometieron a un procedimiento que imita muchos aspectos de la cirugía cardíaca en humanos. Descubrieron que en este contexto, las plaquetas se activan y se agregan en pequeños vasos en ciertos tejidos susceptibles, donde desencadenan los mastocitos y provocan la liberación de compuestos inflamatorios típicamente destinados a combatir los patógenos.

Además de lanzar una poderosa respuesta inflamatoria generalizada, la activación generalizada de los mastocitos también podría ser la fuente de una variedad de problemas comunes en la cirugía cardíaca, que incluyen períodos prolongados de presión arterial baja a través de la liberación de mediadores que dilatan los vasos sanguíneos y daño directo de los órganos a través de la liberación de enzimas digestivas de tejidos.

Los investigadores confirmaron sus hallazgos al manipular la activación de plaquetas y la activación de mastocitos utilizando animales genéticamente alterados. Ambas manipulaciones cambiaron el curso de los eventos inflamatorios, lo que demuestra que la activación plaquetaria fue suficiente para lanzar respuestas inflamatorias dependientes de mastocitos. De hecho, la inhibición de la activación plaquetaria durante la cirugía en las ratas frenó la cascada inflamatoria potencialmente mortal.

"La evidencia de nuestro modelo de cirugía cardíaca en ratas mostró que el antagonista de plaquetas clopidogrel detuvo el depósito de plaquetas microvasculares, evitó la caída asociada en el recuento de plaquetas y redujo las lesiones inflamatorias y tisulares mediadas por mastocitos", añade Karhausen.

"Esto está en línea con muchas observaciones clínicas que hemos realizado recientemente tanto en cirugía cardíaca como en pacientes críticos, por ejemplo durante la sepsis, y sugiere un mecanismo importante que podría controlarse con medicamentos conocidos", prosigue.

Sin embargo, Karhausen señala que la inhibición plaquetaria también presenta un riesgo considerable de hemorragia en este contexto, lo que podría requerir un enfoque más específico para inhibir la activación de los mastocitos.

Contador