Publicado 29/12/2021 18:13CET

Una planta medicinal africana alivia los síntomas de la malaria

La planta ranunculus alivia los síntomas de la enfermedad aunque no es tan efectivo como el fármaco cloroquina.
La planta ranunculus alivia los síntomas de la enfermedad aunque no es tan efectivo como el fármaco cloroquina. - KALEAB ASRES

   MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La planta medicinal africana, ranunculus, ha demostrado que alivia los síntomas de la malaria en unos ratones infectados de la enfermedad, según ha informado el equipo de la Universidad Arba Minch (AMU-Etiopía), la Universidad de Addis Abeba (AAU-Etiopia) y la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg (MLU-Alemania).

   La investigación, que se ha publicado en la revista 'Molecules', está dirigida por investigadores de Etiopía y Alemania, que son los responsables de este descubrimiento. "Hasta ahora no se sabía qué ingredientes tiene la planta y cuál de ellos podría tener un efecto curativo", ha comentado el profesor Kaleab Asres de AAU, que estaba al tanto del uso de la planta e inició el estudio.

   Para llegar a esta conclusión, los investigadores recogieron extractos de las hojas de las plantas y probaron su eficacia en ratones, a los que infectaron con el parásito que causa la malaria. A estos animales, los dividieron en dos grupos, los que recibirían cloroquina, un fármaco establecido y eficaz para tratar la malaria y a los otros se les administraron diferentes dosis del extracto de la planta.

   "Aunque los extractos no funcionaron tan bien como la cloroquina, sin embargo tuvieron un efecto claramente positivo en el curso de la enfermedad. Por ejemplo, los ratones perdieron significativamente menos peso y su temperatura corporal también fue más estable que sin tratamiento", ha reconocido el profesor Peter Imming de MLU.

   El ingrediente que ha resultado clave ha sido la anemonina que se ha encontrado en los extractos de las plantas. "Ranunculus en realidad no lo contiene. La anemonina se forma cuando la planta se lesiona, por ejemplo, cuando se aplasta y el interior de sus células entra en contacto con el aire", ha desvelado Imming.

   El equipo sospecha que, al igual que la cloroquina, la anemonina afecta el metabolismo del parásito, aunque probablemente lo ataque en una ubicación diferente. "Eso sería una buena noticia, porque los plasmodios han desarrollado resistencia a la cloroquina en algunas áreas del este y oeste de África", han concluido los investigadores.

Contador