Las píldoras para dormir multiplican por cuatro el riesgo de suicidio

Actualizado 04/06/2009 12:36:01 CET
- www-farmaindustria.es

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las píldoras para dormir multiplican por cuatro el riesgo de suicidio en los mayores, según un estudio de la Universidad de Gotemburgo en Suecia que se publica en la revista 'BioMed Central Geriatrics'. Los investigadores muestran que, incluso después de tener en cuenta la presencia de trastornos psiquiátricos, los sedantes e hipnóticos se asocian con un mayor riesgo de suicidio.

Los investigadores, dirigidos por Anders Carlsten y Margda Waern, realizaron un estudio para determinar si los tipos específicos de fármacos psicoactivos se asociaban con el riesgo de suicidio en las etapas avanzadas de la vida.

Según explica Carlsten, "el tratamiento sedativo se asoció con un aumento de al menos catorce veces el riesgo de suicidio en los análisis en bruto y siguió siendo un factor de riesgo independiente del suicidio incluso después de tener en cuenta la presencia de trastornos mentales. Seguir un tratamiento con un hipnótico se asoció con un riesgo cuatro veces mayor de suicidio en el caso del modelo ajustado a los trastornos mentales".

Los investigadores plantean que los fármacos podrían aumentar el riesgo de suicidio al desencadenar conductas impulsivas o agresivas o proporcionar los medios para que las personas tomen una sobredosis.

Los autores también señalan la posibilidad de que estos fármacos podrían ser marcadores de algunos otros factores asociados al riesgo de suicidio como enfermedad somática, discapacidad funcional, trastornos alcohólicos, problemas interpersonales, carencia de apoyo social o alteraciones del sueño.

Carlsten concluye que las personas con estos problemas podrían ser más propensas a buscar atención médica y quizás a recibir tratamientos con fármacos psicotrópicos. Sin embargo, el investigador apunta que dadas las altas tasas de prescripción de estos medicamentos, se debería realizar siempre una evaluación del riesgo de suicidio antes de recetar un sedante o hipnótico a una persona mayor.