Pielonefritis: cuando la infección llega al riñón

Actualizado 19/11/2015 12:20:23 CET
¿QUÉ ES LA PIELONEFRITIS?
Foto: GETTY//JANE_KELLY

MADRID, 4 Mar. (INFOSALUS) -

   La pielonefritis es una infección del riñón cuyo origen más habitual es una infección del tracto urinario inferior que asciende hasta el tejido renal y que puede deberse a múltiples causas. Pueden ser agudas o crónicas y afectar a niños, adultos y mayores.

   Según explica a Infosalus el doctor Luis Prieto Chaparro, especialista en Urología y patología funcional de la Asociación Española de Urología, los síntomas de la pielonefritis son dolor en la fosa lumbar, fiebre, síntomas urinarios y una postración que lleva a acudir al médico.

  ¿QUÉ ES LA PIELONEFRITIS AGUDA?

   Las pielonefritis agudas son, por lo común, infecciones del tracto urinario inferior que pasan al riñón. Sus causas pueden ser múltiples y van desde una anomalía del tracto urinario, una obstrucción de la vía urinaria por piedras renales a un mal funcionamiento del vaciado de la vejiga derivado de un prolapso o de problemas en la próstata.

LA PIELONEFRITIS ES MÁS COMUN EN MUJERES JÓVENES SEXUALMENTE ACTIVAS

   La pielonefritis aguda es más común en mujeres jóvenes sexualmente activas. Durante el embarazo, también se puede producir pielonefritis y suele ser de difícil manejo y especial gravedad, dado que no se pueden aplicar todas las pruebas diagnósticas ni los tratamientos farmacológicos habituales.

   Niños y mayores también son grupos de riesgo, entre los primeros las pielonefritis se derivan de malformaciones urológicas y en los mayores, más frágiles, de la dificultad para diagnosticar la infección de orina inicial que puede pasar a las vías superiores y que sólo puede detectarse tras el examen clínico y lo que refiere la familia.

   Otro grupo de población afectada de forma grave por la pielonefritis es el de los parapléjicos, que en España constituyen un grupo de más de 35.000 personas en los que la vejiga no funciona bien, se dan incontinencias y problemas derivados de los cateterismos y sondas que necesitan, lo que les llevan a padecer infecciones repetidas de orina.

   Estas infecciones urinarias repetidas generan una gran morbilidad entre estas personas con paraplejia (ingresan en el  hospital por este motivo de dos a tres veces al año) que en ocasiones fallecen por complicaciones urológicas.

PIELONEFRETIS: MÁS RECURRENCIA EN LAS INFECCIONES URINARIAS

   "La atención sanitaria está mejorando al igual que la mayor preocupación de los pacientes por su salud, lo que lleva a un aumento en el diagnóstico de la pielonefritis pero al mismo tiempo ha aumentado la incidencia de las infecciones del tracto urinario recurrentes", señala el urólogo, especialista del Hospital Universitario de Elche.

   Además, el especialista señala que el exceso de higiene íntima entre las mujeres conduce a la alteración de la flora vaginal y a infecciones urinarias que desde Atención Primaria se tratan con antibióticos, dando lugar a resistencia, más alteraciones de la flora vaginal y con ello a más recurrencia en las infecciones. "De ahí la importancia de frenar las infecciones recurrentes para prevenir la pielonefritis", señala el doctor Prieto.

   Las pruebas para el diagnóstico de la pielonefritis son la historia clínica y sobre todo "escuchar al paciente" apunta el especialista que añade que se realizan pruebas de sedimento, cultivo y analítica de sangre y orina para ver si la infección ha pasado a la sangre. Además se utilizan técnicas como la ecografía, urografía intravenosa y otras pruebas de imagen como la tomografía axial computerizada (TAC) para ver cómo la infección ha afectado a los riñones.

   En el tratamiento intervienen los antibióticos de amplio espectro y según la sensibilidad a los fármacos de los gérmenes que se detecta en las pruebas de seguimiento se adapta el tratamiento a la evolución de la infección. Además, se emplean antipiréticos y se trata de que el paciente mantenga una buena hidratación.

CÓMO PREVENIR LAS INFECCIONES URINARIAS Y LA PIELONEFRITIS

   Dentro del documento de consenso generado por la Asociación Española de Urología para  el manejo de las infecciones del tracto urinario recurrentes no complicadas, en el que ha participado el doctor Prieto, se incluyen medidas educativas y cambios de hábitos saludables como:

1. Ingerir por lo menos 2 litros de líquidos al día
    (preferiblemente agua).

2. Vaciar completamente la vejiga al menos cada 3 horas.

3. Defecar diariamente para limitar la contaminación perianal.

4. Limpiar de delante hacia atrás después de orinar o defecar para evitar autocontaminación.

5. Mantener la higiene genital pre y poscoital (micción poscoital siempre que sea posible).

* Evitar el uso rutinario de desodorantes íntimos, duchas vaginales u otros irritantes como óvulos, espermicidas, diafragmas, etc.

* Priorizar la ducha al baño, evitando lavados internos, sales espumosas, aceites de baño, perfumes u otros irritantes químicos en el agua.

* Usar preferiblemente ropa interior de algodón.

* Evitar el café, el té y el alcohol, ya que tienden a irritar la vejiga.