Publicado 04/10/2020 07:59CET

El pie de atleta: cómo prevenir esta infección por hongos muy frecuente entre deportistas

Hombre aplicando crema por el pie de atleta.
Hombre aplicando crema por el pie de atleta. - RYANKING999/GETTY - Archivo

   MADRID, 4 Oct. (EDIZIONES) -

    El pie de atleta o 'tinea pedis' es una infección producida por hongos dermatofitos, aquellos que se alimentan de la queratina de la piel, y que es muy frecuente entre las personas que practican deporte.

   "Se produce en ambientes de calor, húmedos y oscuros como puede ser un calzado", explica en una entrevista con Infosalus Jairo Casal Paris, podólogo responsable de la Unidad de Podología y Biomecánica de Vithas-Podoactiva en el Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre.

   Según indica, se relaciona con personas deportistas que sudan mucho y donde se dan estas características. También se puede producir por contagio directo con superficies donde se encuentre el hongo (duchas, piscinas, saunas, gimnasios etc.), añade.

   En concreto, el podólogo de Vithas cita que los síntomas más frecuentes son la descamación de la piel en las zonas interdigitales (entre los dedos), que es donde se suele quedar la humedad, aunque también pude extenderse al resto de la planta.

   "En caso de descamación, picor, o mal olor se debe sospechar de una posible infección por hongos. Las complicaciones pueden venir si no se trata de manera pronta y adecuada la infección, pudiendo debilitar en exceso la piel, y generando infecciones bacterianas más severas que requieran de tratamiento con antibióticos", avisa el experto.

   Otros síntomas frecuentes, según apunta, son el prurito (picor) en las zonas afectadas y el olor de pies por la descomposición que generan los hongos. En los casos más avanzados con la piel muy debilitada señala que pueden llegar a producirse grietas en la piel e infecciones bacterianas.

   Casal Paris mantiene también que para poder frenar esta infección por hongos lo más importante es detectarla lo ante posible para evitar su avance, y por supuesto pautar rápidamente un tratamiento. "En general, consistirá en pomadas antimicóticas que se aplicarán directamente en la zona afectada. En casos más severos, o de recurrencia, también se puede pautar un tratamiento por vía oral", subraya el podólogo.

¿PODEMOS PREVENIRLO?

   Es importante concienciarse de cómo podemos evitar el 'pie de atleta'. Así, el responsable de la Unidad de Podología y Biomecánica de Vithas-Podoactiva en el Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre resalata que, como método preventivo, es importante prestar atención a la humedad que se genera en los pies, sobre todo si se hace deporte, si se pasa muchas horas con calzados cerrados en ambientes húmedos y calurosos, o bien si se padece hiperhidrosis plantar (exceso de sudoración en los pies).

   Otra forma de prevenir la aparición de esta infección por hongos es mediante el empleo de calzado que nos proporcionen una buena ventilación. "Es aconsejable usar calcetines de fibras naturales como el algodón, o de tejidos sintéticos especializados para el deporte, que favorecen la evacuación del sudor. Si se suda mucho se puede cambiar de calcetines de 2 a 3 veces al día", añade.

   Cuando nos duchemos, Jairo Casal París ve aconsejable lavar concienzudamente los pies, y una vez que finalicemos, secarlos bien prestando especial atención a las zonas interdigitales.

   "Usaremos chanclas en zonas comunes como piscinas, gimnasios, o duchas comunitarias para evitar un contagio directo. En caso de exceso de sudoración se pueden aplicar polvos de talco en calcetines y en calzado que nos ayuda a prevenir el acúmulo de sudor y la maceración de la piel", resalta el experto.

Contador