Publicado 03/08/2021 06:59CET

Piden más inversión y rigurosidad en la búsqueda de antivirales contra el SARS-Cov-2

Archivo - Ensayo clínico, laboratorio, investigadora
Archivo - Ensayo clínico, laboratorio, investigadora - FEDEX EXPRESS - Archivo

   MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La readaptación de los fármacos existentes aún no ha dado lugar a ningún tratamiento eficaz para el COVID-19, afirman los investigadores Aled Edwards e Ingo Hartung en una Perspectiva publicada en la revista 'Science', a pesar de que ya se han gastado miles de millones de dólares en la readaptación de fármacos "sin hipótesis" para los antivirales del COVID-19.

   "Sería prudente aumentar las inversiones para el desarrollo racional de nuevos medicamentos antivirales de acción directa --recomiendan--. Aunque este enfoque puede llevar más tiempo, es menos arriesgado y puede incluso utilizarse para desarrollar fármacos para los nuevos virus emergentes".

   Edwards y Hartung destacan un estudio publicado en junio también en 'Science', en el que se informaba de que una clase de fármacos reutilizados que habían mostrado un efecto antiviral contra el SARS-CoV-2 en células funcionaban de forma no específica a través de la fosfolipidosis, por lo que eran un artefacto, con poca probabilidad de ser eficaces in vivo.

   Entonces los investigadores descubrieron que este artefacto surgía con múltiples fármacos reutilizados que se habían probado en pacientes, incluida la hidroxicloroquina. Ahora Edwards y Hartung afirman que éste y otros estudios relacionados son una advertencia de que, incluso en medio de la presión de una pandemia, la rigurosidad científica sigue siendo esencial.

   Recomiendan que se traten con extremo escepticismo todos los resultados de las pruebas de detección, tanto si proceden de un ensayo bioquímico o celular como si se trata de nuevos compuestos o de medicamentos aprobados.

   Destacan el reto que supone para los cribados de fármacos señalar compuestos que actúan sutilmente o a través de mecanismos de confusión aún desconocidos, y señalan que este reto puede superarse a menudo explorando cuidadosamente las relaciones estructura-actividad (SAR).

   "Explorar el SAR es exactamente lo que hicieron en aquel estudio --dicen los autores--, y su diligencia se vio recompensada al falsar una hipótesis de diana convincente sin invertir dinero y las esperanzas y la salud de los pacientes en un estudio clínico".