Actualizado 10/09/2015 07:09 CET

A las personas violentas les va más lento el corazón

Pelearse, hombre, boxeo
GETTY//MOODBOARD

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una baja frecuencia cardiaca en reposo en la adolescencia se asocia con un mayor riesgo de conductas violentas en hombres adultos, según concluye un artículo que se publica en la edición digital de 'JAMA Psychiatry'.

La baja frecuencia cardiaca en reposo (RHR, por sus siblas en inglés) se vincula con la conducta antisocial en los niños y adolescentes y se ha sido visto como un indicador de un crónicamente bajo nivel de excitación psicológica, que puede llevar a algunas personas a buscar experiencias estimulantes, o como marcador de respuestas debilitadas a estímulos aversivos y estresantes, que puede conducir a comportamiento valiente y asumir riesgos.

No se sabe mucho acerca de RHR como predictor de la violencia severa, por lo que entender mejor los factores de riesgo biológicos a nivel individual en la causa de la violencia podría ayudar en los esfuerzos de prevención e intervención.

El doctor Antti Latvala, del Instituto Karolinska, de Estocolmo, y la Universidad de Helsinki, Finlandia, y coautores examinaron la relación de la RHR en la adolescencia tardía para predecir la criminalidad violenta en el futuro mediante el uso de datos sobre 710.264 hombres suecos nacidos entre 1958 y 1991 durante un máximo de 35,7 años de seguimiento.

La RHR y la presión arterial se midieron con pruebas durante el servicio militar obligatorio cuando los hombres tenían una edad promedio de 18 años. Había un total de 40.093 hombres condenados por un crimen violento durante el seguimiento de casi 12,9 millones de personas-años.

ESTUDIO EN 139.000 HOMBRES

Los autores encontraron que en comparación con 139.511 hombres con RHR más alta RHR (mayor que o igual a 83 latidos por minuto), los 132.595 hombres con el RHR más bajo (menor o igual a 60 latidos por minuto) tuvieron un 39 por ciento más de probabilidades de ser declarados culpables de crímenes violentos y una probabilidad del 25 por ciento más elevada de ser condenados por delitos no violentos, cuando los modelos de análisis tuvieron en cuenta una variedad de variables.

"Nuestros resultados confirman que, además de estar asociada con resultados agresivos y antisociales en la infancia y la adolescencia, una RHR baja incrementa el riesgo de conductas antisociales violentas y no violentas en la edad adulta", concluyen los autores.