Publicado 28/08/2021 07:59CET

Por qué las personas que han superado la covid deben esperar 6 meses a vacunarse

Archivo - Mujer recibiendo la vacuna del covid.
Archivo - Mujer recibiendo la vacuna del covid. - ZORANM/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 28 Ago. (EDIZIONES) -

   Son varias las comunidades autónomas que ya han rebajado la espera de seis meses para vacunar a aquellos que hayan padecido la COVID-19. No obstante, el Ministerio de Sanidad mantiene que es aconsejable esperar un semestre a que las personas que hayan superado la infección tengan que vacunarse contra ella, ¿por qué esto es así?

   Actualmente, de acuerdo con la Estrategia de Vacunación frente a la COVID-19, el Ministerio de Sanidad aconseja esperar 6 meses para vacunarse a aquellas personas que hayan superado la infección, así como quienes solo cuenten con una primera pauta de las dosis a administrar.

   "La evidencia actual indica que la reinfección por el nuevo coronavirus es excepcional en los 6 meses posteriores a una infección natural. Además, se observa que las personas que han pasado la infección tienen una respuesta inmune muy elevada y superior a las de personas que no han tenido contacto con el virus", argumenta la cartera ministerial que dirige Carolina Darias.

    En base a ello, según prosigue, por ello se recomienda retrasar la vacunación de las personas menores de 65 años hasta los seis meses tras el padecimiento de la enfermedad o de la infección, así como administrar una sola dosis de vacuna. "En personas mayores de 65 años se administrarán las dos dosis y no se esperarán los seis meses tras la infección para administrar la primera dosis. No se recomienda la realización de pruebas serológicas antes o después de la vacunación", agrega el departamento de Sanidad.

   A su vez, preguntamos a un referente en materia de vacunas en España, pediatra y consultor honorario en materia de vacunas para el Ministerio de Sanidad, así como cofundador de la Asociación Española de Vacunología (AEV), el doctor José A. Navarro-Alonso quien incide en que en la actualidad se sabe que la respuesta inmune postpadecimiento dura al menos unos seis meses.

   "Una dosis de vacuna transcurrido ese tiempo induce una respuesta inmune anamnésica. En todas las comunidades autónomas, y en los menores de 65 años, se espera seis meses para administrar una dosis de recuerdo", apostilla.

   Por su parte, el experto en vacunas y pediatra Francisco Giménez Sánchez, actual director del Instituto Balmis de Vacunas (Almería), así como coordinador de Pediatría del Hospital Vithas Almería y del de Granada resalta que actualmente se hace esperar 6 meses a quienes han tenido una infección reciente porque en estas personas si reciben las dosis contra la infección de COVID-19 pueden tener una respuesta o efectos secundarios ligeramente mayores que en el resto de población, con frecuencia de fiebre y malestar en la mayor parte de ellos, por lo que ve prudente retrasarlo.

   En segundo lugar, dice que esas personas que han pasado la COVID de forma reciente están inmunizadas y si se esperan 6 meses esa vacunación sirve como un refuerzo para esa respuesta inmune que tiene el organismo por haber pasado la enfermedad.

   Por otro lado, Giménez Sánchez recuerda que cuantas más personas vacunadas menos enfermedad habrá y menos transmisión: "La eficacia de transmisión de las vacunas no es cero, pero quienes están vacunados tienen una infección leve por regla general, aunque hay que seguir teniendo cuidado porque también pueden producirse cuadros graves".

   Aquí destaca que es la primera vez en la historia que se vacunan a millones y millones de personas en un periodo tan corto, por lo que el perfil de seguridad y eficacia de las mismas queda patente de forma que cualquier efecto secundario mínimo se notifica y se vigila.

   Resalta el directo del Instituto Balmis de Vacunas el papel tan importante que están teniendo las vacunas en los últimos meses a la hora de disminuir la mortalidad. "En la quinta ola, con un aumento tan notorio en el número de casos, si no hubiera habido un gran porcentaje de la población vacunada estaríamos en cifras muy altas de mortalidad, algo que no se está produciendo hoy, sobre todo en el caso de la población más vulnerables. Por tanto, estar vacunado nos protege de desarrollar enfermedad grave, del ingreso en UCI, o incluso de morir por la infección", insiste.

¿MEJOR PASAR LA INFECCIÓN VACUNADO O SIN VACUNAR?

   Sobre si la inmunidad adquirida será más robusta tras superar la infección natural o bien a través de la inducida por las vacunas, el experto de la Asociación Española de Vacunología remarca que, en líneas generales, siempre "es más potente la inmunidad postvacunal".

   De hecho, precisa que en los ensayos clínicos el comparador de títulos de anticuerpos postvacunales era el suero de convaleciente. "Es mejor estar vacunado y no padecer la enfermedad, o que ésta sea leve, a padecer la enfermedad con todas sus consecuencias", agrega.

   Además, coincide con el doctor Navarro-Alonso en que los niveles de anticuerpos tras la vacunación son superiores a los de la infección natural, por lo que en su opinión podría parecer que las vacunas pueden tener una "protección teóricamente superior a la infección natural", según la mayor parte de los estudios realizados, aunque incide en que todo depende también de cada persona y de su respuesta tanto a la infección como a la vacuna. "Las vacunas son productos farmacéuticos y como tal, como medicamento, no tienen el mismo efecto en todas las personas", advierte el especialista.