Actualizado 14/04/2016 16:25:39 +00:00 CET

Personas delgadas pero metabólicamente enfermas

Depresión, mujer, delgada
PIXABAY

   MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Hasta ahora se había probado la existencia de sujetos obesos metabólicamente sanos, ahora investigadores del CIBERobn han descubierto que las personas delgadas tienen riesgo de padecer enfermedades metabólicas.

   El estudio, publicado recientemente en la revista 'Translational Research', da un paso adelante en derribar los mitos sobre el normo peso como indicador de salud y refuerza la idea de que es importante mantener un perfil metabólico saludable más allá del peso corporal.

   Es decir, independientemente del peso, es importante mantener una alimentación saludable y equilibrada, práctica regular de ejercicio físico, buen descanso nocturno, niveles de lípidos adecuados, ya que ayudará a alejar el riesgo de sufrir estas enfermedades.

   La investigación, dirigida por el doctor Francisco Tinahones, del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, se basa en una muestra de 92 individuos con peso normal cuyo perfil adiposo presenta características similares al tejido graso de obesos y tienen, por tanto, probabilidad de desarrollar afecciones metabólicas.

   Los investigadores recuerdan que los macrófagos en grasa subcutánea son clave para desarrollar posibles enfermedades metabólicas. La obesidad está asociada con un alto nivel de infiltración de macrófagos en el tejido adiposo, lo que contribuye en gran parte a desarrollar síndrome metabólico y otras complicaciones.

   En la investigación, el equipo del CIBEROBN se fijó en los monocitos y en los macrófagos, ambos glóbulos blancos que desempeñan un importante papel en la función del sistema inmunológico. En particular, los macrófagos son un tipo de leucocito que 'se come' el material extraño en el cuerpo y actúa como guardia de seguridad para el sistema inmunológico.

   Así, el estudio se basó en analizar los tejidos adiposos a nivel subcutáneo y visceral, investigando por vez primera las diferencias en la infiltración, inflamación y adipogénesis de los monocitos y macrófagos en individuos de peso normal que tienen enfermedades metabólicas.

   "Tomadas las muestras, se evidencia un diferente grado de infiltración de macrófagos entre el tejido subcutáneo y visceral, siendo el mayor a nivel subcutáneo que en visceral. Este hecho corrobora la hipótesis de que el tejido adiposo subcutáneo puede enfermar al inicio de la enfermedad metabólica y en algunas personas puede enfermar (infiltrarse de macrófagos) sin que tengan obesidad", explica Tinahones.

    "Un incremento de la infiltración de macrófagos en el tejido adiposo se asocia a un decrecimiento de la función lipogénica, si el tejido apidoso disminuye su capacidad de almacenar lípidos el tejido adiposo deja de cumplir su función principal. Estos hechos pueden explicar por qué tanto personas obesas como delgadas pueden desarrollar enfermedades metabólicas o permanecer sanas independientemente del peso", añade.