La percepción de color de una superficie depende del color de su entorno

Colores
PIXABAY/KREATIVEHEXENKUECHE
Publicado 22/10/2018 15:08:04CET

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Centro de Visión por Computador de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han observado en una investigación que la percepción de color de una superficie depende del color de su entorno, los resultados tienen que ver con la luminancia y con las condiciones cromáticas, y esto, según indican, podría deberse a cuestiones evolutivas.

El estudio, que ha sido publicado en 'Journal of Vision', ha analizado las diferencias en la percepción visual de dos patrones de color diferentes: rojo y verde, y lima y lila. Y los resultados, según informa la Plataforma SINC, revela que los humanos resaltan "claramente los objetos rojos ante un fondo verde, pero en cambio somos incapaces cuando la combinación se hace con lila y lima".

Para el estudio se mostró a diferentes personas ante estímulos visuales dentro de los ejes rojo-verde y lima-lila para entender las respuestas perceptivas de cada individuo. "Cada eje se procesa por un canal del sistema visual diferente y por eso hemos elegido estos colores, además de ser colores opuestos", comenta Xim Cerdà-Company, primer autor del estudio a SINC.

Según señalan el objetivo del estudio es conocer mejor la asimilación de color y de contraste, y para ello analizaron los estímulos visuales de diferentes patrones y su efecto en nuestra percepción visual.

"La asimilación del color se da cuando somos expuestos a un punto de color neutro y nuestro sistema visual lo percibe como un color parecido al color que tiene a su alrededor; el contraste, en cambio, sería el efecto contrario, cuando dicho punto se percibe como el color opuesto al color que tiene a su alrededor".

"Lo que hemos hecho es estudiar el efecto con diferentes diferencias de intensidad entre el punto neutro y su alrededor. Y a partir de aquí, hemos detectado estos efectos de asimilación que son totalmente diferentes entre ambos ejes. Todavía no se ha encontrado la utilidad biológica a la inducción de color, pero al final todo viene dado por una cuestión evolutiva", explica Xavier Otazu, coordinador principal del proyecto.

"Todavía no se ha encontrado la utilidad biológica a la inducción de color, pero está claro que al final todo viene dado por una cuestión evolutiva", explica Cerdà-Company, quien recuerda que "si pones el objetivo en la copa de un árbol, como sería una fruta, no quieres asimilar el color de esta fruta y no verla, aquellos individuos con capacidad de distinguir las frutas con mayor facilidad tendrían un éxito evolutivo mayor, y de ahí, posiblemente, venga la condición de contrastar los colores en el patrón verde - rojo".

Contador