La "peligrosidad" de las cotorras para la salud pública y fauna endémica

ANECPLA advierte sobre la "peligrosidad" de las cotorras para la salud pública y
CEDIDA / ANECPLA
Publicado 19/03/2019 14:37:41CET

Desde 1986 hasta 2005 han entrado de manera legal en España más de 200.000 cotorras

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) ha advertido este martes sobre la "peligrosidad" de las cotorras para la salud pública, la seguridad, la higiene ambiental, la fauna y la flora endémicas de España y ha instado a tomar medidas preventivas y de control de las aves.

Las psitácidas o loros, grupo al que pertenecen tanto la cotorra de Kramer como la cotorra argentina, son uno de los grupos de aves más comerciados mundialmente, casi en su totalidad para ser vendidos en el negocio del mascotismo.

Desde 1986 hasta el año 2005, cuando se prohibió la importación de aves silvestres dentro de la Unión Europea,*han entrado de manera legal en España más de 200.000 cotorras, una de las especies de aves más invasoras a nivel europeo.

Por otra parte, un censo elaborado por la organización SEO/Birdlife y la Sociedad Española de Ornitología estimó en 2015 que había más de 23.000 cotorras salvajes nacidas en libertad. Actualmente, ese número se ha visto incrementado en un 25 por ciento y las cotorras "se han convertido en una de las especies de aves invasoras más peligrosas de Europa", ha valorado ANECPLA.

Una vez en suelo español, las cotorras aprendían a abrir sus jaulas y se escapaban o eran directamente liberadas por sus dueños por los cantos en las casas. De esta forma, una vez en libertad, las cotorras comenzaron a reproducirse entre ellas a gran velocidad y crearon bandadas que "son un verdadero problema para el resto de fauna y flora del entorno", según ANECPLA.

Las principales ciudades afectadas son Madrid, donde se calcula habitan casi la mitad de todas las que hay, Barcelona, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Cádiz o Santa Cruz de Tenerife.

Aunque no se puede determinar con exactitud las causas del crecimiento tan elevado de esta especie en las ciudades, ANECPLA ha apuntado a su elevada capacidad de adaptación y a una combinación de factores, como la facilidad de alimentarse en los núcleos urbanos, además de una ausencia real de depredadores, como "las principales hipótesis que explican su fortaleza, resistencia y aumento poblacional". Hay que sumar el "cada vez mayor", ha precisado ANECPLA, abandono de las aves, que pueden llegar a vivir más de dos décadas.

CONSECUENCIAS PARA LA SALUD PÚBLICA Y LA FAUNA Y FLORA

Según ANECPLA, las cotorras pueden ser transmisoras de diferentes enfermedades que afectan a los seres humanos, como la gripe aviar o la psitacosis, una dolencia con síntomas similares a la neumonía de la que se han dado, en el último año, cuatro casos verificados por el Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid).

En referencia a la fauna y flora endémicas, ANECPLA ha ejemplificado que el murciélago más grande de Europa, ,el nóctulo mayor, refugiado en el Parque de María Luisa de Sevilla desde hace más de 50 años, vive ahora "atosigado" por la cotorra de Kramer, que "picotea agresivamente sus finas alas hasta que éstos caen al suelo y son devorados por ratas, gatos y otro tipo de animales" para quedarse con sus nidos.

Otro conflicto es la reducción de la población del cernícalo primilla, especie catalogada en peligro de extinción y cuyo número de individuos ha descendido en un 53 por ciento en los últimos años por la misma causa que los murciélagos.

Las colonias de gorriones también han decrecido en torno a un 7 por ciento de media en toda España "debido a la superioridad física, de volumen, fuerza y resistencia de las cotorras", ha matizado ANECPLA, que ha agregado los nidos de las palomas como objetivo de estas aves.

En cuanto a la fauna, "necesitan construir nidos y para ello cortan ramas de los árboles próximos", ha precisado la presidenta de ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta, que también ha mencionado los campos de cultivo de la periferia de las ciudades.

Pueden influir también "severamente", ha especificado ANECPLA, en la infección parasitaria entre las diferentes tipos de especies aviarias que conviven en un mismo hábitat y son los polluelos las principales víctimas de estas infecciones. Pueden llegar a provocar su muerte y reducir a las poblaciones nativas, que no son capaces de hacer frente a dichos parásitos.

Por último, resulta importante destacar que la presencia masiva de estos ejemplares provoca mucho ruido por su canto, así como suciedad creada alrededor de sus nidos. "Esto puede llegar a traer graves problema de salubridad, higiene y sanidad ambiental en las ciudades más afectadas. Una situación nada favorecedora y extremadamente desagradable que debe atajarse lo antes posible", ha valorado la entidad.

MEDIDAS

En este contexto, ANECPLA ha hecho un llamamiento a la Administración para que adopte medidas de control "profesional y permanentes en el tiempo que pongan fin al constante aumento de esta especie invasora".

"Es importante que se ataje este problema por parte de las administraciones", ha demandado Fernández, ya que "a los tradicionales factores que contribuyen a la expansión de ciertas especies que representan algún tipo de riesgo para la salud, el bienestar de los ciudadanos y la biodiversidad, se les suman hoy el cambio climático y el tráfico internacional de mercancías y de personas".

"Es por ello necesario un control eficiente y a tiempo para atajar la problemática de las cotorras y otra serie de especies invasoras y plagas", ha especificado ANECPLA, que ha recomendado el control y la retirada de huevos en la época de anidación, sobre todo en invierno, y la captura y reducción del número de ejemplares adultos.