Publicado 19/07/2020 7:59:36 +02:00CET

¿Qué pasa si me cae un rayo? ¡Cuidado los hombres, tienen más probabilidad!

Un hombre con paraguas bajo la tormenta mientras caen los rayos.
Un hombre con paraguas bajo la tormenta mientras caen los rayos. - GUVENDEMIR /GETTY - Archivo

   MADRID, 19 Jul. (EDIZIONES) -

   Tienes una entre 500.000 posibilidades de que te caiga un rayo al año. Parece una probabilidad poco frecuente, pero unas 240.000 personas al año son alcanzadas por estos, y entre 7 y 9 personas de cada 10 sobreviven.

   Y es que los rayos son unos fenómenos menos letales de lo que pensamos. Eso sí, ojo los hombres porque tienen 5 veces más probabilidades que las mujeres de que les caiga un rayo, según afirma el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

   En concreto, cita que la mayor parte de las víctimas de los rayos son niños y adultos jóvenes entre 15 y 34 años, pero todo tiene una razón, más que de género, de ‘logística’ o ‘laboral’, y es que los afectados suelen trabajar al aire libre o bien participar regularmente en actividades recreativas en la calle. De hecho, asegura que las dos ocupaciones más comunes de las víctimas de los rayos son la construcción y los trabajos agropecuarios.

   El divulgador científico Jordi Pereyra destaca en ‘Respuestas Sorprendentes a preguntas cotidianas’ (Paidós) que curiosamente un hombre ostenta el récord Guiness a sobrevivir hasta en 7 ocasiones el impacto de un rayo. Curioso ‘logro’.

   Visto que las personas sobreviven a ello en gran parte de los casos, ¿cómo afecta este fenómeno a nuestra salud? “Aproximadamente el 10% de las personas a las que les cae un rayo mueren, en su mayoría debido a un ataque cardiaco. Otras lesiones causadas por los rayos incluyen traumatismo cerrados, síndromes neurológicos que generalmente son transitorios, lesiones musculares, lesiones oculares (cataratas inducidas por rayos), lesiones cutáneas y quemaduras”, señala el CDC norteamericano.

   Pereyra subraya en este sentido que el principal peligro de una corriente eléctrica muy intensa reside en su influencia sobre nuestro sistema nervioso. De hecho, sostiene que seguro que habrás experimentado este fenómeno en tus propias carnes si alguna vez te han puesto uno de esos parches que contraen algún músculo en contra de tu voluntad a base de activar tus nervios con pequeñas descargas eléctricas.

   “Si nos ponemos ese parche en el corazón el calambrazo podría llegar a interferir en los impulsos nerviosos que regulan los latidos del corazón, algo que puede resultar mortal. La principal causa de mortalidad entre la gente a la que le cae un rayo encima es el fallo cardíaco. Por eso quienes sobreviven es porque esa corriente eléctrica del rayo no ha pasado por el corazón”, añade.

   Aquí destaca que si vemos cómo a una persona le cae un rayo hay que llamar inmediatamente al 112 para pedir ayuda. “No es peligroso tocar a la víctima que recibió la descarga eléctrica del rayo. Las víctimas de los rayos no quedan electrificadas. Usted no recibirá una carga eléctrica por tocar a una persona a quien le haya caído un rayo. Puede tocar a la víctima y administrar primeros auxilios inmediatamente”, advierte.

CÓMO EVITARLO

   Finalmente, Pereyra advierte de que la mayor parte de las lesiones que provocan los rayos ocurren de manera colateral, sin necesidad de que caigan directamente sobre la persona, y por ejemplo si te colocas al lado de un poste durante una tormenta, y da la casualidad de que un rayo cae sobre él, se corre el riesgo de que la corriente que está pasando a través del poste sea atraída hacia tu cuerpo.

   Por eso, defiende que lo mejor que se puede hacer a la hora de prevenir la caída de un rayo es cobijarse en un edificio cerrado o bien dentro de un vehículo cerrado. Si no tienes ninguna de las dos opciones a la vista los expertos recomiendan que te alejes de cualquier estructura alta y te pongas en cuclillas, manteniendo los pies lo más pegados entre sí.

   “No se tumbe en el suelo. Los rayos crean corrientes eléctricas en la superficie de la tierra que pueden ser mortales, aun a más de unos 30 metros de donde caen. No es seguro estar al aire libre durante una tormenta eléctrica; rápidamente busque refugio. Evite todo lo que pueda aumentar el riesgo de ser alcanzado por los rayos, como estar cerca o debajo de árboles altos”, añade el CDC.

   Además, sí se pueden emplear teléfonos móviles e inalámbricos si estamos en medio de una tormenta eléctrica, siempre y cuando estos no estén conectados a un cargador que esté enchufado. Es muy importante, eso sí, no utilizar los teléfonos con cable en este tipo de situaciones.

   Tampoco es seguro bañarse o ducharse durante una tormenta eléctrica, según alerta el CDC, ya que según comenta “la electricidad de los rayos se conduce por las cañerías, por lo que es mejor evitar el agua de todo tipo durante una tormenta eléctrica”; esto incluye también a lavar los platos o a lavarse las manos.

Contador