Los padres permiten en hogares y coches con niños el uso del cigarrillo electrónico

Cigarrillo electrónico, vapeador, vapeando, e-cigar
PIXABAY - Archivo
Publicado 11/03/2019 7:34:34CET

   MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio dirigido por investigadores del Hospital General Infantil de Massachusetts (MGHfC, por sus siglas en inglés) examinó las reglas de los padres sobre prohibir tanto el uso de cigarrillos electrónicos como el consumo regular de cigarrillos en hogares y automóviles. El documento, publicado en 'Pediatrics', muestra que los padres que consumen cigarrillos electrónicos, fumen o no también cigarrillos tradicionales, tienen muchas más probabilidades de permitir el consumo del cigarrillo electrónico tanto en las casas como en los automóviles que los padres que solo fuman cigarrillos tradicionales.

   "Nuestros resultados sugieren que los padres pueden percibir que es seguro consumir cigarrillos electrónicos y no están tomando las mismas precauciones que toman para proteger a sus hijos de la exposición a los cigarrillos tradicionales", dice el autor principal del informe, Jeremy Drehmer, de la División de Académicos Generales de Pediatría en MGHfC y el Centro de Investigación y Tratamiento del Tabaco (TRTC, por sus siglas en inglés) del Hospital General de Massachusetts. "Este estudio muestra que los padres que son consumidores de cigarrillos electrónicos y cigarrillos normales tienen muchas menos probabilidades de prohibir el 'vapeo' en sus casas que el tabaco", añade.

   Esta investigación fue desarrollada por un equipo dirigido por Jonathan Winickoff, de la División de Pediatría Académica General de MGHfC y director de Investigación Pediátrica en el TRTC de MGH, como parte del programa CEASE (Esfuerzo Clínico contra la Exposición al Humo de Segunda Mano), el cual capacita a los miembros del personal de la oficina pediátrica para preguntar a los padres de los pacientes si alguien consume productos de tabaco en sus hogares o automóviles y para brindar asistencia para ayudar a los que fuman a dejar de fumar.

   El estudio CEASE se realizó en diez prácticas pediátricas, dos en los estados de Ohio, Virginia, Tennessee, Carolina del Norte e Indiana, y el trabajo actual se realizó en prácticas de control en las que no se había iniciado la capacitación CEASE. En base a entrevistas con más de 750 padres que informaron de haber consumido cigarrillos, cigarrillos electrónicos o ambos, el estudio encontró que solo el 19 por ciento de los usuarios de cigarrillos electrónicos y el 21 por ciento de los consumidores de ambos productos aplicaban estrictamente políticas que prohibían el vapeo tanto en el hogar como en el automóvil.

   De manera similar, solo el 19 por ciento de los consumidores de cigarrillos electrónicos y el 24 por ciento de los usuarios de ambos productos de tabaco tenían normas específicas de no dejar fumar en sus automóviles; y de los que no tenían reglas de restricción de consumo de cigarrillos electrónicos en el coche, el 56 por ciento de los consumidores de cigarrillos electrónicos y de los que fumaban los dos tipos de productos informaron que las personas consumían cigarrillos electrónicos en sus automóviles cuando había niños presentes.

UNA TENDENCIA "ALARMANTE", SEGÚN LOS AUTORES

   "El hallazgo de que una gran mayoría de los padres que consumen cigarrillos electrónicos permiten 'vapear' dentro de hogares y automóviles es una tendencia alarmante --dice Drehmer--. Nos preocupa que se haya engañado a los padres mediante la comercialización de productos de 'vapeo' y ahora creemos que el aerosol producido por estos productos es inofensivo para los niños. Los proveedores de servicios de salud pediátricos deben ayudar a aclarar el historial e informar a los padres que el vapor del cigarrillo electrónico es no es seguro para los niños".

   Aunque el 63 por ciento de los usuarios duales, el 61 por ciento de los usuarios de cigarrillos y el 74 por ciento de los usuarios de cigarrillos electrónicos informaron tener estrictas políticas de no fumar en sus hogares, solo el 38 por ciento de los padres que fumaron cigarrillos y el 22 por ciento de los que eran usuarios duales tenían estrictamente políticas forzadas que prohíben el uso de cigarrillos tanto en el hogar como en el automóvil

   "Este estudio encontró que a la mayoría de los padres que fuman y que no asistieron a una práctica de CEASE ni siquiera se les preguntó o aconsejó acerca de mantener a sus hogares y coches libres de humo en la visita al médico con su hijo --dice Drehmer--. Los bajos porcentajes de padres fumadores que recibieron asesoramiento sobre mantener hogares y automóviles sin fumar destacan que se están perdiendo oportunidades críticas para proteger a los niños de estas exposiciones peligrosas".

   El autor principal, Winickoff, agrega: "Francamente, es aterrador, es el punto en el que estábamos con la exposición de los niños al tabaco quemado hace 25 años. El gran tabaco comercializa los cigarrillos electrónicos como productos saludables sin ninguna consideración ni advertencia sobre los daños a los bebés y los niños. "La verdad es que todos los productos de 'vapeo' crean un penacho invisible de nicotina y partículas tóxicas ultrafinas que se esparcen por el aire y cubren las superficies. ¿El pueblo estadounidense realmente quiere esperar otros 25 años para ver cómo termina este experimento corporativo?".