Actualizado 31/03/2011 16:43 CET

Los pacientes con osteoporosis reclaman aumentar los programas preventivos para diagnosticar la enfermedad

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

La osteoporosis se detecta en la mayoría de los casos por sorpresa y cuando ya se ha producido una fractura ósea, por lo que los afectados reclaman aumentar los programas preventivos para así diagnosticar la enfermedad a tiempo, ya que sólo el 18 por ciento de quienes lo padecen ya la tienen detectada.

Esta es una de las conclusiones extraídas de la 'Conferencia Mundial de Asociaciones de Pacientes con Osteoporosis', celebrada recientemente en Valencia, donde se ha recordado que, unas tres millones de personas padecen esta enfermedad en España, de las que 2,5 millones son mujeres. Sin embargo, sólo 10 por ciento de ellas recibe tratamiento.

"La osteoporosis produce alrededor de 90.000 fracturas de cadera y 500.000 vertebrales cada año. Los expertos aseguran que una de cada dos mujeres mayores de 50 años puede sufrir una rotura como consecuencia de la osteoporosis y una de cada tres con más de 80 años podría tener una fractura de cadera", ha resaltado la presidenta de la Asociación Española contra la Osteoporosis (AECOS), Carmen Sánchez.

"A pesar del elevado número de pacientes con osteoporosis y de que sabemos que el diagnóstico precoz de esta patología se apoya en la realización de densitometrías a la población de riesgo, sólo existen a día de hoy 208 densitómetros en la sanidad pública y, en algunas zonas del país, no hay ninguno", ha denunciado Sánchez.

Por ello, los pacientes reclaman la adopción de políticas preventivas. Así, existen una serie de factores de riesgo no modificables como ser mujer, la edad, la menopausia, tener antecedentes familiares de osteoporosis, haber tenido una fractura ósea después de los 50 años, ser de constitución delgada/pequeña, con una masa ósea baja o con niveles bajos de testosterona en el caso de los hombres.

No obstante, hay otros factores, relacionados con el estilo de vida, que sí son modificables y que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad o aceleran su aparición. "La vida sedentaria, una dieta pobre en calcio, el tabaco, el alcohol o determinadas medicaciones aceleran la pérdida de masa ósea", ha asegurado Sánchez, al tiempo que ha insistido en que "hay que intentar mantener posturas correctas cuando estamos sentados tanto en casa como en el trabajo".