Publicado 08/04/2022 17:05

Los pacientes que informan alergia a la penicilina tienen menos probabilidades de tener implantes dentales exitosos

Archivo - Pruebas de alergia, en el Clínico.
Archivo - Pruebas de alergia, en el Clínico. - DGA - Archivo

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los implantes dentales tienen más del doble de probabilidades de fallar en personas que reportan alergia a la penicilina y reciben antibióticos alternativos, en comparación con las que reciben amoxicilina, según muestra un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad de Nueva York.

El estudio, que se ha publicado en 'Clinical Implant Dentistry and Related Research', ha examinado el impacto de la prescripción de antibióticos distintos de la amoxicilina para los implantes dentales.

La muestra ha incluido a 838 pacientes, de los que 434 informaron tener alergia a la penicilina, así como una muestra aleatoria de 404 pacientes sin alergia. A todos los pacientes sin alergia a la penicilina se les administró amoxicilina, mientras que a los que informaron alergia se les administraron antibióticos alternativos: clindamicina, azitromicina, ciprofloxacina o metronidazol.

Los investigadores encontraron que los implantes dentales fallaron en el 17,1 por ciento de los pacientes que reportaron alergia a la penicilina, en comparación con el 8,4 por ciento de los pacientes sin alergia. Los pacientes que tomaron ciertos antibióticos además de la amoxicilina tenían muchas menos probabilidades de tener implantes dentales exitosos; la tasa de fracaso para los pacientes que tomaban clindamicina fue del 19,9 por ciento y fue del 30,8 por ciento para la azitromicina.

Se desconoce la razón por la cual los implantes dentales fallaron en pacientes con alergia a la penicilina, escriben los investigadores. Podría atribuirse a varios factores, incluidas las reacciones al material utilizado en los implantes o la ineficacia de los antibióticos alternativos.

Sin embargo, la investigación muestra que las alergias a la penicilina se informan en exceso: el 90 por ciento de las personas que dicen que tienen alergias a la penicilina no son realmente alérgicas a la penicilina después de la prueba. Como resultado, los expertos en salud recomiendan evaluar a los pacientes que reportan alergia a la penicilina para confirmar si realmente son alérgicos.

Los implantes dentales, indican los investigadores, brindan soluciones seguras a largo plazo para reemplazar los dientes perdidos o dañados. Se coloca quirúrgicamente un implante similar a un tornillo en la mandíbula para que actúe como la raíz de un diente de reemplazo y ancle el diente artificial. Luego, el hueso se fusiona con el implante durante varios meses, integrándolo en la mandíbula.

Existen una pequeña proporción de implantes que falla porque la mandíbula no integra correctamente el implante. Esto puede suceder por una variedad de razones, que incluyen infección, tabaquismo o lesión en el diente. Para reducir la posibilidad de infección, muchos proveedores dentales recetan amoxicilina, un antibiótico de la familia de las penicilinas, antes y después de la cirugía de implante. Si un paciente informa una alergia a la penicilina, se pueden recetar antibióticos alternativos.