Los pacientes con fibromialgia responden peor al tratamiento por infiltración del dolor lumbar crónico

El doctor Félix Tomé Bermejo lidera el estudio realizado por los especialistas de los hospitales universitarios Jiménez y Villalba de Madrid.
El doctor Félix Tomé Bermejo lidera el estudio realizado por los especialistas de los hospitales universitarios Jiménez y Villalba de Madrid. - SOCIEDAD ESPAÑOLA DE LA COLUMNA
Publicado: jueves, 30 mayo 2024 11:43

Solo el 40% de los pacientes con fibromialgia volverían a someterse al tratamiento

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con fibromialgia responden peor al tratamiento por infiltración del dolor lumbar crónico, en comparación con los pacientes que no la sufren, ya que presentan menor disminución de la intensidad del dolor, mayor limitación funcional y discapacidad y menor satisfacción, según muestra un estudio presentado en el 38º Congreso Nacional de la Sociedad Española de la Columna Vertebral, que se está celebrando en Málaga.

El dolor lumbar crónico es un dolor que nace en la zona lumbar baja y persiste en el tiempo, y suele surgir a partir de los 40 años por la degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones posteriores, representando la principal causa de absentismo laboral y de consulta en traumatología y cirugía ortopédica. Se estima que el 80 por ciento de la población padece al menos un episodio de dolor lumbar a lo largo de su vida, y, por ello, estos episodios constituyen el segundo motivo de las visitas a Atención Primaria.

La infiltración es uno de los escalones finales en el tratamiento conservador de esta patología, que se inicia con medidas de higiene postural, pérdida de peso, utilización de fajas y corsés y ejercicios para la estabilización de la columna lumbar, masajes y fuentes de calor, antiinflamatorios tanto no esteroideos como corticoesteroides, así como analgésicos y relajantes musculares en los periodos de reagudización del dolor.

Cuando todas estas medidas no son suficientes, el siguiente paso son las infiltraciones, y el objetivo del estudio presentado en Málaga, sobre una muestra de 253 pacientes, ha sido comparar la eficacia, en pacientes con y sin fibromialgia, del tratamiento del dolor lumbar crónico mediante infiltración esteroidea epidural (IEE) guiada por fluoroscopia, valorando tanto el alivio del dolor como la discapacidad asociada.

La fibromialgia (FM) es un trastorno caracterizado por dolor musculo-esquelético generalizado, problemas de sueño, memoria y estado de ánimo, y ya se conocía que los pacientes que la sufren presentan peor respuesta al tratamiento de algunas patologías musculoesqueléticas degenerativas como artroplastia de rodilla, síndrome del túnel del carpo o artrodesis lumbar.

El estudio, realizado por especialistas de los hospitales universitarios Jiménez Díaz y Villalba de Madrid y liderado por el doctor Félix Tomé Bermejo, revela que el padecimiento de la fibromialgia condiciona los resultados del tratamiento con infiltración del dolor lumbar crónico, traduciéndose concretamente en una menor disminución del grado discapacidad, peor opinión subjetiva sobre la mejoría de la sintomatología.

También se muestra una peor valoración de satisfacción con el tratamiento recibido, hasta el punto de que tan solo el 40 por ciento de los pacientes con fibromialgia volverían a someterse al tratamiento, un porcentaje muy escaso en comparación con el 94 por ciento de pacientes sin fibromialgia que sí desearía someterse de nuevo al mismo tratamiento.

A la vista de estos resultados, los autores señalan la necesidad de valorar bien la indicación de procedimientos invasivos en este tipo de pacientes, "teniendo en cuenta la peor respuesta que podrían presentar". La utilidad clínica de los procedimientos intervencionistas en pacientes con fibromialgia debe evaluarse cuidadosamente y se debe considerar un tratamiento específico para la fibromialgia antes de emprender una infiltración o cualquier tipo de intervención.

Contador