Los pacientes con cáncer obtienen importantes beneficios de los tratamientos genómicamente ajustados

Archivo - Imagen de archivo de un laboratorio.
Archivo - Imagen de archivo de un laboratorio. - HRAUN/ ISTOCK - Archivo
Publicado: viernes, 3 mayo 2024 18:31

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

En 2016, The Jackson Laboratory (JAX), un centro oncológico designado por el Instituto Nacional del Cáncer (EEUU) puso en marcha la Maine Cancer Genomics Initiative (MCGI) para llevar los últimos avances en la atención oncológica a los pacientes rurales de Maine, en Estados Unidos.

Ahora, tras ampliar con éxito el acceso a las pruebas genómicas de tumores y a los tratamientos específicos contra el cáncer en todo el estado de Maine, el equipo de la MCGI aporta pruebas convincentes de que los tratamientos adaptados al genoma pueden proporcionar importantes beneficios a los pacientes.

El informe de MCGI, publicado recientemente en la revista 'npj Precision Oncology', presenta datos que muestran que sólo el 17 por ciento de los pacientes recibieron un tratamiento genómicamente compatible a través de MCGI, lo que indica una gran brecha entre las pruebas y la administración del tratamiento basado en la información genómica.

Sin embargo, los que recibieron un tratamiento genómicamente compatible tuvieron un 31 por ciento menos de probabilidades de morir en el plazo de un año que los que no recibieron un tratamiento compatible. Aunque se trata de un estudio observacional, los resultados apuntan claramente a la posibilidad de que las pruebas genómicas tumorales y los tratamientos emparejados aporten un beneficio significativo en la supervivencia al año.

En este estudio observacional, había muchas razones por las que los pacientes con cáncer no recibían tratamientos de genoma compatible después de que el programa secuenciara el ADN del tumor. A cierto porcentaje de pacientes no se les detectó ninguna variante tumoral procesable, por lo que recibieron la atención estándar.

"Para el resto, se trataba de una cuestión de prestación de asistencia. Los pacientes pueden haber tenido una variante tumoral procesable, pero sólo a través de la participación en un ensayo clínico que no está disponible en las zonas rurales de Maine, o el hospital de la comunidad de un paciente puede no haber sido capaz de ofrecer un tratamiento que ya está en el mercado", ha explicado el director médico de JAX y director médico de MCGI, Jens Rueter.

Liderado por Rueter, que también es director asociado de educación traslacional en JAX Cancer Center y Edison Liu, ex presidente y CEO de JAX, el impulso para lanzar MCGI en 2016 fue la falta de acceso local a las pruebas genómicas recientemente desarrolladas y las estrategias de terapia dirigida para pacientes con cáncer en Maine.

Además, la mayoría de los pacientes carecían del tiempo y los medios para viajar a Boston o Nueva York para recibir atención. Por ello, JAX creó MCGI para acercar a los pacientes la última tecnología en oncología de precisión y tratamiento.

En solo cuatro años, hasta 2020, MCGI se había asociado con todas las consultas de oncología de Maine (13) y había inscrito a más de 1600 de sus pacientes. Leah Graham, directora del programa MCGI, describió que los primeros trabajos se centraron en ofrecer formación genómica a los oncólogos y otros profesionales sanitarios, acceso gratuito a las pruebas genómicas de tumores para sus pacientes y consultas detalladas sobre los resultados de las pruebas con expertos en oncología de precisión a través de una junta genómica de tumores.

EL GRUPO DE GENOMA EMPAREJADO TENÍA 31% MENOS DE PROBABILIDADES DE MORIR

El seguimiento de los pacientes del MCGI reveló que de los 1.052 que no recibieron tratamientos genómicamente compatibles, 399 (37,9%) fallecieron en los 365 días siguientes al consentimiento. Esta cifra contrasta con el 30,6 por ciento (63 de 206) del grupo con genoma emparejado.

Tras ajustar las características basales, el análisis mostró que el grupo de genoma emparejado tenía un 31 por ciento menos de probabilidades de morir en el primer año que los que recibieron atención estándar, aunque sólo el 9 por ciento pudo participar en un ensayo clínico, un porcentaje menor que el comunicado anteriormente por otros estudios y que podría explicarse por la ruralidad de Maine.

El porcentaje de pacientes evaluados que recibieron tratamientos genómicamente coincidentes en el estudio MCGI -17%- coincidió exactamente con la cifra hallada en un estudio más amplio de Asuntos de Veteranos de 2019, lo que sugiere que la prestación de atención oncológica no se limita únicamente a Maine.

En el futuro, el programa MCGI se centrará más en permitir la prestación efectiva de atención oncológica de precisión, ya sea a través de su programa 'Genomic Tumor Board', proporcionando acceso a más ensayos clínicos impulsados por biomarcadores dentro de Maine o utilizando la divulgación móvil para llevar los tratamientos directamente a los pacientes que de otro modo no podrían acceder a ellos.

El estudio conlleva varias limitaciones. Los pacientes eran principalmente blancos y no hispanos, lo que refleja las características de la población de Maine; las pruebas genómicas tumorales se proporcionaron de forma gratuita, lo que podría ampliar su uso; la población del estudio también presentaba cánceres de localización y estadios variables.

"No obstante, llevamos siete años ofreciendo este programa y podemos observar algunos efectos realmente positivos en los resultados de los pacientes", ha afirmado Rueter.

"Y en el futuro, queremos hacer a nivel poblacional lo que estamos haciendo ahora en Maine con MCGI, es decir, que cada paciente reciba pruebas genómicas tumorales y un análisis exhaustivo de biomarcadores. La forma en que prestamos asistencia y ampliamos el acceso a los ensayos clínicos a través de MCGI puede servir de modelo para otros estados del país, especialmente los que tienen importantes zonas rurales", ha finalizado Reuter.

Contador

Leer más acerca de: