Publicado 28/09/2020 13:58CET

Los pacientes con artritis y en tratamiento no tienen un peor pronóstico del Covid-19

Daño articular de la artritis reumatoide.
Daño articular de la artritis reumatoide. - CAMAZINE SCOTT - Archivo

   MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El reumatólogo de IMQ, Alberto Alonso, ha informado de que se han empezado a publicar estudios que demuestran que los pacientes con artritis en tratamiento con fármacos biológicos y que tienen una infección por Covid-19 no presentan una enfermedad más grave que otro tipo de pacientes.

   Además, el experto ha destacado el descubrimiento de que algunos de los fármacos utilizados para el tratamiento de la artritis son "eficaces" en el tratamiento de la infección por Covid-19. "A pesar que los datos son escasos hasta el momento actual, parece que los glucocorticoides y algunos fármacos biológicos (como el tocilizumab y sarilumab) reducen la mortalidad de los pacientes infectados", ha dicho.

   La explicación del efecto de estos fármacos en los pacientes con infección por Covid-19 se basa en que la mala evolución de algunos pacientes con coronavirus está en relación con el desarrollo de un intenso proceso inflamatorio sistémico de mecanismo inmunológico. Este proceso, denominado 'tormenta de citoquinas' puede ser inhibido por estos fármacos.

   "No existe evidencia de que los pacientes con artritis en tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos, glucocorticoides o fármacos biológicos, tengan una peor evolución si se infectan por el coronavirus SARS-CoV-2. Por ello, es recomendable mantener los tratamientos pautados con estos fármacos de la forma más estricta posible", ha enfatizado el reumatólogo de IMQ.

   De manera general, los pacientes con artritis de mecanismo inmune son tratados con fármacos que actúan sobre la inflamación de origen inmunológico. Fundamentalmente, son fármacos biológicos, metotrexato e inhibidores de las proteínas-cinasas. Por otro lado, los pacientes con artritis son tratados habitualmente con antiinflamatorios no esteroideos y glucocorticoides, teniendo estos últimos un efecto sobre el mecanismo inmune.

   Ante esta situación, al inicio de la pandemia de Covid-19, estos pacientes recibieron mensajes de aviso por parte de las autoridades sanitarias, por la posibilidad de que al recibir este tipo de fármacos se incrementara el riesgo de tener una infección por Covid-19 o bien una peor evolución de la infección.

   "La primera llamada de atención en los primeros meses de la pandemia fue por el posible efecto del ibuprofeno (un antiinflamatorio no esteroideo de uso muy habitual) en el agravamiento de la infección por Covid-19. Esta idea quedó descartada después de los primeros estudios que mostraron que los pacientes con Covid-19 que tomaban ibuprofeno no evolucionaban peor", ha puntualizado el reumatólogo de IMQ.

   A pesar de la confusión inicial respecto al papel de todos estos fármacos en el contagio de la infección de Covid-19 o bien en su evolución, la Sociedad Española de Reumatología y otras muchas sociedades científicas de distintos países, han aconsejado mantener a los pacientes con artritis con la medicación que estaban tomando.

   "Esta recomendación, además de por la falta de evidencia científica sobre un posible efecto nocivo, se basaba el que la suspensión de estos fármacos podría desencadenar un empeoramiento de la artritis de los pacientes de consecuencias inciertas", ha zanjado Alonso.

Contador

Para leer más