Actualizado 20/09/2010 13:43:56 +00:00 CET

La osteoporosis cuesta a España unos 126 millones de euros en costes directos y hasta 420 millones en indirectos

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

En España hay actualmente unos dos millones de afectados por osteoporosis cuya fragilidad ósea hace que cada año se inviertan más de 126 millones de euros en costes directos y hasta 420 millones de euros en costes indirectos.

Así lo han destacado diferentes expertos en un curso organizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER), con la colaboración de AMGEN y GSK, poniendo de manifiesto la "enorme" repercusión socio-sanitaria de esta enfermedad, que se mide en términos de incidencia de las fracturas.

En este sentido, según datos de la SER, cada año se producen unas 25.000 fracturas óseas y aproximadamente una de cada tres mujeres y una de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirán al menos una fractura osteoporótica a lo largo de su vida.

La importancia de estas cifras radica, además, en que un 13 por ciento de los pacientes que han sufrido una fractura de cadera fallece a los 3 meses, una cifra que asciende al 38 por ciento si el seguimiento alcanza los 24 meses.

De los supervivientes, un porcentaje elevado sufre algún tipo de discapacidad, que en muchas ocasiones provoca la pérdida de la independencia con la que contaban antes del evento.

Por ello, es imprescindible concienciar a la población de la magnitud del problema y asumir medidas preventivas eficaces, ya que si continúa la situación ascendente actual (en el periodo comprendido entre 1988 y 2002 hubo un incremento del 54 por ciento en los nuevos casos de fractura de cadera), en el año 2050 se producirá un aumento en la incidencia de fracturas de cadera estimado de un 310 por ciento en hombres y de un 240 por ciento en mujeres.

Otro gran problema de esta enfermedad es que no presenta síntomas en su inicio y en muchas ocasiones se llega al diagnóstico tras la aparición de una o varias fracturas, por lo que la gran mayoría (casi el 80 por ciento) de las personas con mayor riesgo de fracturas (sobre todo los que han tenido ya una fractura previa, vertebral o no vertebral) no es identificada y tratada.