La Organización Internacional del Trabajo pide al sector privado un mayor compromiso en la lucha contra el sida

Actualizado 24/07/2012 13:36:30 CET
- EUROPA PRESS

Un informe muestra que muchas personas que viven con el VIH tienen limitado el acceso al empleo

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo dependiente de Naciones Unidas, ha pedido al sector privado que aumente su compromiso en la respuesta mundial al VIH/sida, al tiempo que les ha recordado la importancia y efectividad de las asociaciones público-privadas en esa tarea.

Durante su participación en la Conferencia Internacional sobre el Sida, que se está celebrando esta semana en Washington (EE.UU.), la directora del Programa de la OIT sobre la enfermedad, Alice Ouedraogo, ha instado a las empresas a implementar políticas que "reduzcan el estigma y discriminación".

"Estas asociaciones facilitan la extensión del programa a las cadenas de aprovisionamiento, el establecimiento de programas entre las poblaciones más vulnerables y la participación en los programas de tratamiento del VIH", ha señalado.

Un informe publicado por la Red mundial de las personas que viven con el VIH (GNP+), durante la Conferencia Internacional sobre el Sida, muestra que la discriminación y el estigma relacionados con el VIH continúan predominado en el mundo de trabajo.

El análisis, realizado con el apoyo de la OIT, ofrece una visión general del impacto en el mundo laboral. Así, se puede observar que, pese a los progresos alcanzados, muchas personas que viven con el VIH aún enfrentan un nivel alto de discriminación que impide o limita su acceso al empleo.

Según el informe, las prácticas discriminatorias contra las personas que viven con VIH incluyen impedirles la entrada al mercado laboral u obligarlos a cambiar el trabajo que realizan. También se les puede negar una promoción o el acceso a la educación y formación de adultos, o hasta pueden ser despedidos. El informe además menciona la persistencia de actitudes discriminatorias por parte de los empleadores y colegas.

"La mayoría de las personas que viven con VIH puede y desea trabajar. Negarles su derecho a trabajar no produce ningún beneficio. Por el contrario, socava "el capital social, y a la vez causa un dolor inconmensurable a los individuos y desestabiliza las familias, las comunidades, las empresas y las economías nacionales", señala como conclusión.

Entre algunos ejemplos, se observa que en Nigeria, hasta 45 por ciento de las personas entrevistadas perdió su empleo o su fuente de ingreso en los 12 meses que precedieron a la encuesta como resultado de su estatus VIH; en Kenia, hasta 28 por ciento declaró que la naturaleza de su trabajo había cambiado; y en Malasia, hasta 54 por ciento notificó reacciones discriminatorias de parte de empleadores.

El informe se basa en los datos del índice de estigma en personas que viven con VIH 2009 - 2011 en cuatro regiones: Kenia, Nigeria y Zambia (África Subsahariana), Estonia y Polonia (Europa Oriental), Malasia y Filipinas (Asia-Pacífico), y Argentina y México (América Latina).

OIT PROPONE MAYOR PROTECCIÓN

"Si bien el índice de estigma abarca sólo un número limitado de países, el informe GNP+ muestra que es necesario adoptar más medidas para proteger los derechos en el trabajo de las personas que viven con el VIH", ha señalado Ouedaogo, tras su presentación.

"Una manera de mejorar la situación es que más países implementen la Recomendación de la OIT sobre VIH/sida y el mundo de trabajo, que es el primer instrumento internacional sobre derechos humanos dedicado específicamente al VIH en el mundo de trabajo", ha añadido.

Dicha recomendación establece que no se debería haber discriminación o estigmatización de los trabajadores, en particular en lo que se refiere a las personas que buscan empleo y los solicitantes de empleo bien sea en el acceso al empleo u ocupación, en los términos y condiciones de trabajo o en el derecho a permanecer en el empleo.