Ordovás dice que personalizar la medicina a través de la genómica mejorará la prevención de patologías cardiovasculares

Actualizado 07/10/2014 10:53:01 CET
Ordovás en el I Foro Autocuidado de la Salud
C.SIEGFRIED 2013

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director del Laboratorio de Nutrición y Genómica del USDA-Human Nutrition Research Center on Aging de la Universidad de Tufts (Estados Unidos), José María Ordovás, ha asegurado que la personalización de la medicina a través de la genómica conseguirá una mejor prevención de las enfermedades cardiovasculares.

"Es necesario clasificar a los individuos en grupos genéticos para poder determinar cuál es el riego de enfermedades. En los últimos años hemos descubierto que el 62 por ciento de los eventos cardiovasculares se producen en pacientes con riesgo leve o moderado, de ahí la necesidad de estudiar su predisposición genética para evitar estos riesgos", ha asegurado Ordovás durante el I Foro de Autocuidado 2013, que estos días se celebra en Madrid.

En este sentido, el experto ha recordado que recientemente se ha descubierto la mutación de los microARN, unas moléculas que actúan regulando los genes, poniendo el freno para cuando no sirven dejen de funcionar. "Estas moléculas nos van a permitir medir el riesgo de enfermedades, detectar tumores y definir si son benignos o malignos e incluso cómo está funcionando la quimioterapia o cómo pueden beneficiar cierto tipo de alimentos a subgrupos de población", ha apostillado.

Asimismo, Ordovás también ha destacado la importancia del autocuidado, de que el paciente se conozca a sí mismo y actúe en consecuencia. De hecho, ha asegurado que la nutrigenética es parte de ese conocerse a sí mismo que proporciona los instrumentos para realizar un autocuidado más eficaz.

Ahora bien, ha apostillado, ese autocuidado "no debe hacerse de manera individual y sin consejo ni soporte medico/nutricional", sino que debe darse dentro del ámbito de los profesionales de la salud, sobre todo debido al estado en el que se encuentra todavía esta área".

"Un mayor conocimiento de la relación entre genética y nutrición y una mayor educación de los pacientes y profesionales ayudaría a realizar una prevención más eficaz, mejorando la salud, la vitalidad y la calidad de vida de los pacientes y de la población en general y con ello, una reducción de los costes en el SNS", ha zanjado.