Publicado 19/05/2021 17:30CET

Ópticos-optometristas advierten de la necesidad de cuidar los hábitos de teletrabajo y estudio online

Archivo - Persona teletrabajando, salud visual
Archivo - Persona teletrabajando, salud visual - COOOA - Archivo

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Ante el empeoramiento de la visión de un 57,4 por ciento de la población tras el confinamiento, según datos de la Fundación Salud y Vida, el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (COOOA) ha puesto en marcha una campaña educativa y de concienciación dirigida a las personas que teletrabajan o realizan sus estudios de forma 'online', a los que advierte de la necesidad de adaptar sus hábitos y espacios de trabajo y estudio para proteger su visión.

Desde la organización colegial recuerdan que, por un lado, el 77,4 por ciento de adolescentes de 12 a 19 años ha sufrido un cambio de graduación en este periodo y, por otro, el 47,2 por ciento de personas de más de 40 años ha sufrido un cambio de graduación. A estas consecuencias, el COOOA añade algunos de los principales problemas derivados del uso continuado e inadecuado de dispositivos digitales, entre los que se encuentran la aparición y/o desarrollo de miopía, fatiga visual, cefalea, confusión visual, sequedad, picor o ardor ocular, o visión borrosa intermitente, entre otros.

Así queda demostrado en el estudio mencionado, ya que el 60 por ciento de la población afirma haber forzado la vista durante el confinamiento, mientras más del 44 por ciento reconoce haber sufrido dolores de cabeza y el 23 por ciento ha experimentado visión borrosa.

Por todo ello, a través de esta iniciativa, los ópticos-optometristas van a ofrecer consejos optométricos, ópticos y ergonómicos para cuidar la visión en los más de 1.800 establecimientos de óptica existentes en Andalucía mediante material informativo y atendiendo las consultas de la población, así como a través de la web TuOptometrista.com y sus redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram y Youtube).

Según la presidenta del COOOA, Blanca Fernández, "es fundamental acudir a revisión al óptico-optometrista cada cierto tiempo, aunque no notemos deficiencias o problemas visuales, ya que estos pueden existir y la prevención es el único procedimiento para compensarlos". Asimismo, continúa, es necesario seguir las recomendaciones de los ópticos-optometristas para evitar la factura visual de estos nuevos hábitos y procedimientos laborales y lectivos, "como mantener una distancia adecuada con los dispositivos, realizar descansos periódicos o utilizar productos ópticos personalizados adaptados a las necesidades visuales, siempre prescritos por el óptico-optometrista", añade la presidenta.

Tal y como han recordado, estudios publicados en las revistas científicas 'Medical Practice and Reviews' y 'Employment Relation Today' afirman que el riesgo de sufrir el Síndrome Visual Informático tras tres horas mirando una pantalla es del 90 por ciento, por lo que, desde el COOOA, se aconseja seguir una serie de recomendaciones:

En primer lugar, aunque no se usen gafas o lentes de contacto, recomiendan visitar al óptico-optometrista para que este realice un análisis visual.

Asimismo, recuerdan la importancia de mantener las pantallas a la mayor distancia posible dentro de la propia comodidad: para las de sobremesa, la distancia entre el usuario y la pantalla debe ser mayor que el brazo extendido. En los portátiles, la distancia es la del brazo extendido. En cambio, para tablets la distancia mínima es la misma que la de leer un libro.

Asimismo, también aconsejan regular la altura de la pantalla: para las de sobremesa, la parte superior del monitor debe quedar a la altura de los ojos. Para los portátiles, se recomienda su uso sobre una mesa y optar por soportes adaptables. En las tablets, la posición debe ser la misma que la de un libro de estudio, evitando usarlas tumbados o recostados.

Por otro lado, apuestan por colocar el material de referencia para la tarea a desarrollar y las pantallas a la misma distancia para evitar cambios de enfoque continuos. Otro consejo es realizar descansos periódicos para eludir la fatiga. Cada 20 minutos, efectuar una pausa de 20 segundos mirando objetos lejanos.

En caso de usar gafas, instan a elegir tratamientos antirreflejantes y/o filtros de bloqueo de luz azul que mejoran la transparencia, el contraste, la nitidez y el confort visual en tareas próximas. Además, en caso de usar lentes de contacto, recuerdan la importancia de aumentar la frecuencia del parpadeo y apostar por el uso de lentes de alta permeabilidad y baja deshidratación.

Asimismo, animan a pedir al optometrista productos ópticos específicos para el trabajo visual próximo. Entre los 16 y 38 años, lentes digitales de refuerzo acomodativo para reducir la fatiga visual y postural; entre los 39 y 46 años, lentes oftálmicas ocupacionales para mejorar el rendimiento laboral; para mayores de 47 años con vista cansada, gafas y lentes de contacto progresivas de amplio campo para minimizar el esfuerzo visual a diferentes distancias.

En cuanto a la iluminación general, esta no debe ser excesiva ni escasa, incidir directamente sobre los ojos, ni crear sombras o reflejos en las pantallas. Otro consejo es usar sillas de altura regulada con los pies en el suelo, evitando que los hombros se levanten al usar el teclado y sitúate en habitaciones con ventanas.

Asimismo, se recomienda evitar utilizar formatos de letras demasiado pequeñas, por lo que aconsejan reducir la resolución o aumenta el tamaño de la fuente. En esta misma línea, animan a ajustar el contraste y el brillo para que los fondos blancos no deslumbren y modifica la temperatura de color a tonos más cálidos para tener una percepción visual más agradable.