Ópticos aconsejan extremar el cuidado ocular en primavera debido al aumento de conjuntivitis alérgicas en este época

Actualizado 27/04/2011 15:40:32 CET

SEVILLA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El delegado en Sevilla del Colegio de Ópticos-Optometristas de Andalucía, Ceuta y Melilla, Javier Rodríguez, ha recomendado a los ciudadanos en general y a los usuarios de lentes de contacto en particular que extremen la higiene en el cuidado de sus lentes en primavera debido al aumento de conjuntivitis alérgicas que se producen en esta época del año.

Según este especialista, durante la primavera se registra las mayores concentraciones de polen de todo el año, un hecho que incrementa los síntomas de la alergia que, sólo en Sevilla, afectan a 175.000 personas.

Por ello, ha aconsejado utilizar lentes desechables diarias para prevenir infecciones y, en el caso de las lentes de contacto permanentes, prestar una especial atención a la limpieza de las mismas, con el fin de evitar molestias como picor y enrojecimiento de ojos, hinchazón de párpados, lagrimeo o sensibilidad a la luz.

Junto a los consejos generales que deben seguir los alérgicos al polen y polvo, Rodríguez ha recomendado a estos usuarios de lentes de contacto que reduzcan también su uso durante la primavera, además de usar gafas de sol para cubrirse y protegerse de la exposición de polvo y polen, evitar frotarse los ojos y realizar lavados frecuentes con abundante suero fisiológico frío para remover cualquier partícula que cause irritación.

Los expertos también recomiendan evitar las zonas de mayor concentración de polen, como pueden ser parques o campos; mantener subidas las ventanillas cuando se viaja en coche; evitar en lo posible exponerse a ambientes con polvo, animales domésticos o agentes irritantes que agraven los síntomas, como por ejemplo el cloro de las piscinas.

En el domicilio recomiendan evitar la acumulación de polen cerrando las ventanas y manteniendo las superficies limpias con una bayeta húmeda, así como utilizar humidificadores y aparatos de aire acondicionado que dispongan de filtros específicos para el polen.

De igual modo, aconsejan lavarse las manos con frecuencia, evitar frotarse los ojos y consultar al óptico-optometrista antes cualquier problema o duda.