Publicado 27/08/2020 10:55:27 +02:00CET

Oncólogos advierten: fumar cigarrillos electrónicos puede aumentar el riesgo de COVID-19

Cigarrillo electrónico. Vapeo
Cigarrillo electrónico. Vapeo - ISCIII - Archivo

MADRID, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los oncólogos del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), formado por 500 especialistas de toda España, han advertido ante la nueva oleada de casos de coronavirus especialmente en personas jóvenes, que fumar cigarros electrónicos podría incrementar el riesgo de transmisión.

Así, un estudio publicado por la revista 'Journal of Adolescent Health' destaca que el diagnóstico de COVID-19 fue cinco veces mayor entre los usuarios de estos dispositivos con edades comprendidas entre los 13 y 24 años. "Estamos alertando desde el inicio de la pandemia de los efectos del binomio COVID-19 y tabaco, tanto a nivel de transmisión como su repercusión sobre la salud pulmonar", destaca el jefe de oncología del Hospital Puerta de Hierro y presidente del GECP, Mariano Provencio.

En este contexto, y ante el repunte de nuevos casos de coronavirus, desde el GECP consideran que es el momento de endurecer las políticas antitabaco. "Es el momento de cercar su consumo, eliminándolo de los ámbitos públicos, protegiendo también a los no fumadores y evitando que los jóvenes se inicien en este hábito", asegura el secretario del Grupo y jefe de oncología del Hospital General de Alicante, Bartomeu Massuti.

Los oncólogos del Grupo apuntan, además, hacia el endurecimiento en la legislación sobre los nuevos productos derivados del tabaco. "Cigarrillos electrónicos, vapeadores, cachimbas, están ganando terreno en muchos casos aprovechando vacíos legales o alegando menor riesgo para la salud, cuando sabemos que también causan impacto en los pulmones", explica el doctor Massuti.

En este sentido, desde el GECP recuerdan que fumar o ser fumador reduce la capacidad pulmonar, conlleva un mayor riesgo de sufrir afecciones pulmonares graves y puede aumentar la gravedad de las enfermedades respiratorias, como es el caso del coronavirus.

"El tabaco es un factor que empeora las perspectivas ante una infección pulmonar. Los oncólogos siempre hemos abogado por su desaparición para salvar miles de muertes evitables. Quizá la crisis sanitaria del coronavirus sea un momento para plantear de nuevo mayores restricciones a su consumo", concluye Massuti.

Para leer más