La OMS estima que las enfermedades cuestan en África más de 2 billones de euros al año en PIB

Publicado 29/03/2019 18:32:46CET
ISGLOBAL/LAURA DELGADO - Archivo

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en 2015 se perdieron casi 630 millones de años de vida sana por enfermedades en los 47 estados de África. Esto representa, según sus cálculos, una pérdida de 2,14 billones de euros de valor de PIB anualmente. Cinco países (Etiopía, Nigeria, la República Democrática del Congo, Sudáfrica y Tanzania) representaron casi el 50 por ciento del total de años perdidos en vida sana.

Las enfermedades no transmisibles han superado a las enfermedades infecciosas como la mayor pérdida de productividad en África, ya que representan el 37 por ciento de la carga de morbilidad. Otros culpables de la pérdida de años saludables son las enfermedades transmisibles y parasitarias, las afecciones maternas, neonatales y relacionadas con la nutrición, y las lesiones.

Alrededor del 47 por ciento (700.000 millones de euros) de este valor de productividad perdido podría evitarse en 2030 si se alcanzan los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con estas condiciones de salud, según la OMS. Como meta de estos objetivos, el acceso universal a la salud requeriría que los países africanos gastaran, en promedio, al menos 241 dólares per cápita al año en salud, es decir, el 7,5 por ciento del Producto Interior Bruto del continente.

Según las estimaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, para alcanzar los 17 objetivos de desarrollo sostenible se necesitarán gastos que oscilarán entre 1,3 y 2,23 billones de euros anuales hasta 2030, es decir, hasta 33 billones de euros. Los países de bajos ingresos necesitarán 598.000 millones de euros adicionales (68 dólares per cápita en promedio) hasta 2030 para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud.

"Este informe ilustra cómo estos objetivos contribuirán a la erradicación de la pobreza a gran escala, reducirá las disparidades en la esperanza de vida, abordará la exclusión social y promoverá la estabilidad política y el desarrollo económico en África", explica Grace Kabaniha, economista de salud de la Oficina Regional para África de la OMS.