Publicado 01/06/2022 16:56

El olor desagradable se procesa más rápidamente que los olores agradables

Archivo - Studio shot of man wearing green checkered shirt against colored background
Archivo - Studio shot of man wearing green checkered shirt against colored background - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / RANTA IMAGES - Archivo

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El olor desagradable se procesa más rápidamente que los olores agradables, según han observado un equipo de investigadores de la Universidad de Tokio, quienes han recordado que los problemas con la percepción del olor pueden ser un síntoma temprano de enfermedades neurodegenerativas, por lo que descubrir más bases neuronales de la percepción del olor podría ayudar a comprender mejor esas enfermedades en el futuro.

Para alcanzar esta conclusión, los expertos crearon un dispositivo especial que puede generar 10 olores diferentes de manera precisa y oportuna. Los olores se administraron a los participantes que calificaron su agrado mientras usaban gorras de electroencefalograma (EEG) no invasivas registradas en el cuero cabelludo, que registran señales dentro del cerebro.

Posteriormente, el equipo procesó los datos utilizando un análisis informático basado en el aprendizaje automático, para ver cuándo y dónde se procesó la gama de olores en el cerebro con alta resolución temporal por primera vez. "Nos sorprendió que pudiéramos detectar señales de olores presentados a partir de respuestas de EEG muy tempranas, tan rápido como 100 milisegundos después del inicio del olor, lo que sugiere que la representación de la información del olor en el cerebro ocurre rápidamente", han dicho los expertos.

Y es que, la detección del olor por parte del cerebro ocurrió antes de que el participante percibiera conscientemente el mismo, lo que no sucedió hasta varios cientos de milisegundos después. "Nuestro estudio mostró que diferentes aspectos de la percepción, en particular, el placer, el desagrado y la calidad del olor, surgieron a través de diferentes procesamientos corticales espaciales y temporales", han enfatizado.

Sin embargo, la representación de olores agradables (como los olores florales y afrutados) en el cerebro no se produjo hasta 500 milisegundos en adelante, casi al mismo tiempo que también se representaba la calidad del olor. Entre 600 y 850 milisegundos después del inicio del olor, áreas significativas del cerebro involucradas en el procesamiento emocional, semántico (lenguaje) y de la memoria se volvieron más involucradas.

La percepción más temprana de olores desagradables puede ser un sistema de alerta temprana contra peligros potenciales. "La forma en que cada sistema sensorial recluta al sistema nervioso central difiere según las modalidades sensoriales (olfato, luz, sonido, gusto, presión y temperatura). Esclarecer cuándo y dónde surge la percepción olfativa (olor) del cerebro nos ayuda a comprender cómo funciona el sistema olfativo", han zanjado los expertos.