Publicado 07/08/2020 13:12:35 +02:00CET

¿Oídos taponados en verano? Cinco consejos para acabar con esta molestia de forma segura

That tickles!
That tickles! - GETTY IMAGES / YURI ARCUR PRODUCTIONS #MS YAPR

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

El equipo de audiólogos de Alain Afflelou recomienda prestar especial atención a los oídos. "Las zambullidas o bucear bajo el agua derivan en un repentino cambio de presión y nuestros oídos al compensarlo, producen la sensación de taponamiento. En verano son también muy habituales infecciones como la otitis. Uno de los motivos es la combinación de humedad, al no drenarse bien el agua del oído, con el calor", indica Jesús Hervás, responsable del área de audiología.

Para proteger nuestra salud auditiva durante el verano y evitar molestias, invita a seguir los siguientes consejos:

1. Mantén los oídos limpios y secos

Los oídos se deben mantener limpios y secos para prevenir posibles infecciones auditivas. "Lo más adecuado sería usar tapones fabricados a medida, que cierran el canal auditivo al paso del agua y reducen así la probabilidad de padecer otitis", indica Hervás. Si no llevamos protectores auditivos, tras el baño es recomendable secar bien la parte externa de los oídos con la toalla y siempre sin introducir nada por el conducto auditivo. Un gesto que, según estos audiólogos, también deberíamos incorporar a nuestra rutina diaria tras ducharnos.

2. Equilibra la presión

Bostezar, incluso imitar ese gesto, o masticar chicle contribuirá a equilibrar la presión de los oídos. El movimiento de los músculos ayudará a solucionar el oído taponado.

3. Usa la fuerza de la gravedad como aliada

Si a pesar de secar los oídos sigues notando molestias, recuéstate sobre una toalla limpia y seca del lado que te incomode, únicamente por la zona externa. La combinación de esta postura con el calor natural que se genera ayudará a drenar el agua que quede en el conducto auditivo y ayudará a destaponar los oídos.

4. Prohibido introducir cuerpos extraños

Los oídos son una estructura muy sensible por lo que, para evitar daños que pueden ser irreversibles, nunca hay que recurrir a bastoncillos u otros objetos para destaponarlos. Los cuerpos extraños pueden provocar lesiones en esta zona tan sensible y, además, al retirar el cerumen, los oídos quedan más vulnerables ante infecciones.

5. Evita corrientes de aire

Cuando el baño no es posible, el aire acondicionado puede convertirse en una solución frente al calor sofocante. Las corrientes que genera, a baja temperatura, pueden incidir en nuestros oídos provocando dolores y molestias, por lo que habría que evitar el aire frío directo.