Una nutrición insuficiente en la etapa fetal predispone al desarrollo de enfermedades cardiovasculares

Una nutrición insuficiente en la etapa fetal predispone al desarrollo de enferme
UAM
Publicado 28/03/2019 14:47:28CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una nutrición insuficiente durante la gestación se traduce en alteraciones de las arterias en la descendencia que, en la vida adulta, conducen a la enfermedad cardiovascular, según ha evidenciado un estudio llevado a cabo en ratas por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Queen Mary University of London (Reino Unido), y que ha sido publicado en 'The Journal of Physiology'.

Además de una inadecuada nutrición, se sabe que la exposición durante el embarazo a tóxicos medioambientales, tabaco, alcohol (incluso a bajas concentraciones) o estrés psicológico, también crean un ambiente intrauterino adverso y pueden contribuir al desarrollo de una enfermedad cardiovascular.

En concreto, los autores analizaron la arteria aorta de ratas expuestas a desnutrición en la etapa fetal (MUN, por las siglas en inglés), centrándose en las alteraciones de su estructura y elasticidad, y estudiaron las diferencias entre machos y hembras al nacimiento, al finalizar la lactancia y en la edad adulta.

"Nuestro modelo experimental mimetiza condiciones de desnutrición materna, restringiendo a las ratas la cantidad de alimento durante parte de la gestación. Los descendientes nacen con bajo peso y, según hemos demostrado en estudios anteriores, sólo los machos desarrollan hipertensión en la edad adulta, aunque en el envejecimiento ambos sexos presentan alteraciones cardiacas", han detallado los autores.

Esta diferencia de comportamiento entre sexos, agregan, parece ser similar cuando el factor estresor en la gestación es otro distinto a la malnutrición, lo que sugiere mecanismos comunes.

Por otra parte, y debido a que el tamaño y la elasticidad de la aorta están estrechamente relacionados con el desarrollo de hipertensión y daño al corazón, los investigadores estudiaron su estructura con un microscopio confocal de fluorescencia que permitió realizar reconstrucciones tridimensionales.

De esta forma, pudieron observar que las ratas MUN nacen con una aorta más pequeña, la cual experimenta después, durante el periodo de lactancia, un excesivo crecimiento. Además, al finalizar dicho periodo, la aorta de ratas MUN es más gruesa que la de ratas control, lo que se mantiene en la edad adulta (figuras superiores).

"Estos datos sugieren que la lactancia es un periodo fundamental en el que se desarrollan algunas alteraciones iniciadas por un ambiente intrauterino adverso y que pueden conducir a una enfermedad cardiovascular, por lo que puede ser una etapa importante de intervención y prevención", han informado los investigadores.

Finalmente, el trabajo también ha mostrado una reconstrucción de las fibras de elastina de la aorta a partir de imágenes del microscopio confocal, demostrando que la elasticidad está directamente relacionada con una organización más laxa de estas fibras (figuras inferiores).

"En la edad adulta la aorta de machos MUN es más rígida en comparación con la de ratas control. Sin embargo, las hembras MUN mantienen una elasticidad similar a la de las hembras que no habían sufrido desnutrición. Estos y otros datos nos llevaron a concluir que la protección de las ratas hembra frente al desarrollo de hipertensión inducido por un estrés fetal podría relacionarse con el mantenimiento de una mejor elasticidad de la aorta, debido a fibras elásticas mejor conservadas", han zanjado.