El número de niños con enfermedades de adultos, como hipertensión o diabetes, aumenta "preocupantemente"

Actualizado 03/05/2011 14:54:43 CET

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

En la actualidad, el número de niños con enfermedades de adultos, como la hipertensión o la diabetes mellitus, se está incrementando "preocupantemente", lo que puede alterar la estructura y funciones de órganos vitales como el corazón, los riñones, las arterias periféricas y el sistema nervioso central principalmente.

De hecho, los niños con sobrepeso y obesos requieren una mayor atención médica que los que tienen un peso adecuado y muestran una reducción de su talla adulta debido a la aceleración ósea que presentan. De hecho, dado que el inicio de la pubertad está generalmente adelantado, también puede verse afectado el desarrollo sexual.

Esta problemática es la que estudiará el catedrático del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, Jesús Argente, en su programa 'Obesidad e Infancia', uno de los ocho programas transversales que ha activado el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatológía de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), en los que se aglutinarán las múltiples líneas de estudio que hasta ahora marcaban su actividad.

En este sentido, han explicado que el tejido adiposo es una fuente importante de hormonas, citoquinas y ácidos grasos que promueven el desarrollo de aterosclerosis, así como sus posteriores complicaciones trombóticas. Unas sustancias que, según han afirmado, también se asocian con ciertos tipos de cáncer y, por lo tanto, junto con la obesidad, ambas enfermedades constituyen las causas más frecuentes de muerte en el mundo occidental.

Para esclarecer estas relaciones se dedicarán los programas 'Obesidad y Riesgo Cardiovascular', coordinado desde Barcelona por la doctora Lina Badimón y 'Obesidad y Cáncer', liderado desde Santiago de Compostela por el director científico del CIBERobn, Felipe Casanueva.

Asimismo, el programa 'Nutrición', coordinado por el doctor Ramón Estruch, del Hospital Clinic de Barcelona, tiene como objetivo obtener evidencias en humanos del papel de la nutrición en el desarrollo y prevención de enfermedades crónicas, a través de una alimentación sana, además de demostrar las propiedades saludables de la Dieta Mediterránea.

Por otra parte, el "desproporcionado" culto al cuerpo y a la imagen provoca la proliferación de trastornos de la conducta alimentaria y su estudio, combinado con aspectos propios de la biología, las neurociencias y la psicología, lo coordinará el doctor Fernando Fernández-Aranda en su programa 'Neurocognición y Factores Ambientales'.

Además, la necesidad del cuerpo humano por almacenar grasas de forma temporal como reserva para periodos de escasez frente a la característica de las sociedades occidentales por la sobreabundancia, hacen que dicho almacenamiento se vuelva permanente y su degradación provoque todo tipo de células dañinas. Por esta razón, el análisis del funcionamiento y los mecanismos de regulación del compartimento graso se estudiará en el programa 'Abipobiología', desde la Clínica Universitaria de Navarra, de manos de la doctora Gema Frühbeck.

Por último, el programa 'Modelos Biológicos y Dianas Terapéuticas', del doctor Francecs Villarroya, de la Universidad Autónoma de Barcelona, implementará estudios miltidisciplinares que analizarán las alteraciones de los mecanismos de autorregulación energética; mientras que el programa 'Biomarcadores-Terapia No nutricional', coordinado por el profesor Andreu Palou, de la Universidad de las Islas Baleares, tratará de averiguar qué biomarcadores se dan en animales que se sabe están protegidos contra la obesidad para extrapolarlos a la alimentación humana.