Nuevos factores de riesgo de la demencia tras un ictus

Ictus, cerebro, cerebrovascular
GETTY//STOCKDEVIL
Actualizado 14/06/2016 9:21:32 CET

   MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El mayor tamaño del hematoma y la ubicación son factores de riesgo asociados con la demencia tras una hemorragia intracerebral cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se rompe, según explica un artículo publicado en la edición digital de 'Archives of Neurology'.

   La hemorragia intracerebral (HIC) o ictus constituye un 15 por ciento de todos los accidentes cerebrovasculares y alrededor del 50 por ciento de la muerte y la incapacidad por ictus en todo el mundo. El deterioro cognitivo progresivo es frecuente después de la HIC, pero se sabe poco sobre sus factores de riesgo.

   Alessandro Biffi, del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, y coautores estudiaron pacientes con ictus desde 2006 hasta 2013. Se incluyeron en el trabajo 738 pacientes (edad media de aproximadamente de 74 años) sin demencia pre-HIC que fueron incluidos en el análisis temprano de demencia post-HIC dentro de los seis meses.

NIVEL DE ESTUDIOS, VINCULADO CON RETRASO DE LA DEMENCIA

   Se incluyó a 435 pacientes en los análisis de retraso en la demencia post-HIC después de seis meses y los autores utilizaron un instrumento basado en el teléfono para evaluar el rendimiento cognitivo. El estudio informó de que 140 (19 por ciento) de los pacientes desarrollaron demencia dentro de los seis meses y 139 desarrollaron demencia después de seis meses.

   El mayor tamaño del hematoma (la sangre coagulada) y la ubicación en el cerebro se asociaron con riesgo de demencia temprana post-ictus en un plazo de seis meses. El nivel de estudios, los síntomas del estado de ánimo y la gravedad de la enfermedad de la sustancia blanca se asociaron con riesgo de retraso en la demencia post-HIC después de seis meses.

   Los autores señalaron limitaciones del estudio como el uso de evaluaciones cognitivas basadas en el teléfono en lugar de entrevistas en persona. "Estos hallazgos son de relevancia clínica inmediata para los profesionales sanitarios y los pacientes que han experimentado un ictus", resaltan los investigadores.

   "Si se replican los hallazgos en estudios futuros, la comunicación adecuada del riesgo de deterioro cognitivo (especialmente más allá del periodo inmediato después del ictus) será un tema crítico para los médicos, sus pacientes que han experimentado HIC y familiares de los pacientes y cuidadores", concluyen los autores.