Publicado 20/08/2021 11:27CET

Un nuevo estudio arroja luz sobre cómo un trastorno autoinmune puede ser causa de infertilidad masculina

Archivo - Espermatozoide
Archivo - Espermatozoide - CLÍNICA TAMBRE - Archivo

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos) han descubierto que la ausencia del regulador autoinmune (AIRE) en ratones da lugar a problemas de fertilidad similares a los que afectan a los hombres con el síndrome poliendócrino autoinmune tipo I (APS-1).

Según este trabajo, publicado en la revista 'The American Journal of Pathology', la tolerancia dependiente del regulador autoinmune desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la fertilidad masculina al impedir el ataque autoinmune contra múltiples objetivos reproductivos.

"Los factores masculinos representan una gran parte de la infertilidad en las parejas, y los mecanismos que subyacen a la infertilidad masculina no se conocen bien. Este estudio es importante porque representa un mecanismo hasta ahora poco explorado por el que la fertilidad puede verse afectada a través de la enfermedad autoinmune", explica la investigadora principal, Margaret G. Petroff.

AIRE es un gen que se expresa en el timo y que desempeña un papel fundamental a la hora de enseñar al sistema inmunitario a distinguir entre las células del propio organismo y las invasoras. Los ratones deficientes en AIRE reproducen muchas de las características del APS-1 en los seres humanos.

Para determinar la fertilidad, se emparejaron ratones machos deficientes en AIRE y de tipo salvaje con ratones hembra de tipo salvaje. Los machos deficientes en AIRE mostraron una frecuencia de apareamiento y una fertilidad drásticamente reducidas; los que pudieron aparearse tardaron hasta dos semanas en hacerlo, y la calidad de su esperma era pobre. Los espermatozoides de los machos deficientes en AIRE rara vez eran capaces de producir camadas, e incluso cuando se utilizaban para la fecundación in vitro, no podían producir embriones viables.

Se descubrió que los machos deficientes de AIRE producían niveles bajos de testosterona y desarrollaban enfermedades autoinmunes contra muchos componentes del tracto reproductivo masculino, especialmente en el epidídimo. Sin embargo, los investigadores no pudieron descartar la posibilidad de que AIRE se expresara en estos órganos, no sólo en el timo. Es posible que las lesiones se deban a una falta de expresión en los propios tejidos.

Utilizando un modelo de reportero de fluorescencia en el que las células cambian de color en función de la expresión presente o pasada de AIRE, confirmaron que el gen puede expresarse en el sistema reproductor del ratón en desarrollo. "Nos sorprendió especialmente encontrar evidencias de AIRE en los testículos y la próstata, lo que sugiere que puede tener un papel inmunológico independiente en estos tejidos", apunta Petroff.

La correlación entre la alteración de la tolerancia inmunitaria central y la fertilidad tiene posibles implicaciones no sólo para los pacientes masculinos de APS-1, sino que también puede proporcionar información importante sobre los casos de infertilidad masculina autoinmune e inexplicable.

"Al conocer más detalles sobre las causas de la infertilidad en los hombres, podemos desarrollar tratamientos y profilácticos para frenar los procesos degenerativos que afectan a la fertilidad. Tal vez sea posible utilizar tratamientos inmunosupresores generales. Mejor aún, podría ser posible diseñar terapias altamente específicas que se dirijan a células inmunitarias concretas, impidiendo que estas células causen daños en los órganos reproductivos", remacha Petroff.

Contador