Publicado 19/05/2021 07:07CET

Un nuevo estudio abre vías para tratar el cáncer

Archivo - Palabra cáncer. Recurso.
Archivo - Palabra cáncer. Recurso. - PIXABAY/PDPICS - Archivo

    MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

   Los científicos del Sanford Burnham Prebys Medical Discovery Institute, en Estados Unidos, han investigado a fondo una familia de proteínas que hasta ahora se había pasado por alto y han descubierto que son esenciales para mantener la energía que las células necesitan para crecer y sobrevivir.

   Las proteínas, conocidas como lípido quinasas, producen mensajeros que ayudan a equilibrar el metabolismo celular y promueven la salud en general. Los hallazgos, publicados en la revista 'Developmental Cell', suponen un apoyo adicional para perseguir a las lípido quinasas como prometedoras dianas terapéuticas para enfermedades que exigen un exceso de energía, como el cáncer.

   "Las células cancerosas están hambrientas: crecen más rápido que la mayoría de los tipos de células y necesitan energía para apoyar sus agresivos intentos de metástasis", dice la doctora Brooke Emerling, profesora adjunta del Programa de Biología Celular y Molecular del Cáncer de Sanford Burnham Prebys y autora correspondiente del estudio.

    "Nuestro estudio es uno de los primeros en analizar cómo las PI5P4K -quinasas lipídicas con vínculos conocidos con los sarcomas y ciertos tipos de cáncer de mama- facilitan las comunicaciones dentro de la célula y mantienen un equilibrio energético para apoyar el crecimiento celular", añade.

   Durante años, los científicos han intentado detener el cáncer bloqueando la llegada de nutrientes a las células tumorales. Pero estos intentos han sido decepcionantes porque las células cancerosas son mañosas y crean rutas de respaldo para obtener alimentos que sostengan su crecimiento. El enfoque de Emerling consiste en encontrar y atacar las vulnerabilidades metabólicas de las células, que las privarían de energía incluso en caso de abundancia de nutrientes y tácticas especiales.

   Mediante una combinación de líneas celulares, tecnología de imagen y modelos tumorales de ratón, el equipo de Emerling reveló que las PI5P4K producen un mensajero activo que coordina las comunicaciones entre los peroxisomas y las mitocondrias, dos orgánulos íntimamente implicados en la fabricación y el uso de combustible para apoyar el crecimiento celular. En ausencia del mensajero, la interacción entre los orgánulos se rompe, las mitocondrias se sobrecargan de trabajo y las células mueren de hambre.

   Las mitocondrias son el motor de la célula --afirma la doctora Archna Ravi, investigadora postdoctoral en el laboratorio de Emerling y primera autora del artículo--. Desempeñan un papel esencial en la generación de energía para impulsar la función celular y básicamente todos los procesos biológicos. Esta investigación apoya el ataque a las PI5P4K como estrategia de tratamiento del cáncer porque privaría a los tumores de lo único sin lo que no pueden vivir: la energía".

   El equipo de Emerling descubrió anteriormente el papel esencial de la PI5P4K en la formación de tumores. El nuevo estudio indica un papel de las PI5P4K no sólo en el establecimiento del tumor, sino por primera vez en su mantenimiento.

   "Utilizamos los sarcomas como modelo tumoral porque las PI5P4K se expresan en gran medida en los sarcomas de alto grado y su expresión se correlaciona con la supervivencia de los pacientes --dice Emerling--. Los sarcomas son un grupo raro de cánceres que afectan a los tejidos conectivos del cuerpo, y aproximadamente la mitad de los casos pueden curarse, pero para la otra mitad se necesitan desesperadamente mejores terapias".

   Dirigirse a la PI5P4K también puede ser valioso para otros tipos de tumores que han desarrollado profundas alteraciones metabólicas para obtener nutrientes, como el cáncer de mama triple negativo. Al igual que los sarcomas, las terapias para el cáncer de mama triple negativo siguen siendo lamentablemente inadecuadas.

   "Nuestro objetivo es desarrollar en un futuro próximo fármacos que inhiban la PI5P4K y probarlos en ratones. Si tenemos éxito, esperamos pasar a los ensayos clínicos en humanos. Creo que el futuro de nuestra investigación es muy brillante ahora", concluye Emerling.

Para leer más