Publicado 24/05/2022 08:19

Un nuevo beneficio inesperado (y rápido) de hacer mindfulness

Archivo - Yoga, relajación, relax, meditación
Archivo - Yoga, relajación, relax, meditación - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / FIZKES - Archivo

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, ha encontrado fallos en investigaciones anteriores que pretendían demostrar que la meditación podía alterar la estructura del cerebro. El estudio no ha hallado evidencia de cambios estructurales en el cerebro con el entrenamiento de mindfulness a corto plazo, según publican en la revista 'Science Advances'.

A mediados del siglo XX, nuevas pruebas demostraron que el cerebro podía ser "plástico", y que la experiencia podía crear cambios en el cerebro. La plasticidad se ha relacionado con el aprendizaje de nuevas habilidades, como la navegación espacial, el ejercicio aeróbico y el entrenamiento del equilibrio.

Sin embargo, sigue siendo una cuestión abierta si las intervenciones de atención plena, como la meditación, pueden alterar la estructura del cerebro. Algunas investigaciones realizadas con el conocido curso de reducción del estrés basado en la atención plena, de ocho semanas de duración, así lo sugieren. Sin embargo, ese estudio tenía un alcance y una tecnología limitados, y tal vez estaba sesgado por los grupos de participantes elegidos.

En la nueva investigación, un equipo del Centro para Mentes Saludables de la Universidad de Wisconsin-Madison, dirigido por Richard J. Davidson, no encontró pruebas de cambios estructurales en el cerebro con el entrenamiento de mindfulness a corto plazo. El estudio del equipo es el mayor y más rigurosamente controlado hasta la fecha.

En dos ensayos novedosos, más de 200 participantes sanos sin experiencia en meditación ni problemas de salud mental fueron sometidos a exámenes de resonancia magnética para medir sus cerebros antes de ser asignados aleatoriamente a uno de los tres grupos del estudio: el curso MBSR de ocho semanas, una intervención de bienestar no basada en la atención plena llamada Programa de Mejora de la Salud, o un grupo de control que no recibió ningún tipo de entrenamiento.

El curso MBSR fue impartido por instructores certificados e incluía prácticas de atención plena como el yoga, la meditación y la conciencia corporal. El curso HEP se desarrolló como una actividad similar al MBSR pero sin entrenamiento de atención plena. En su lugar, el HEP involucró a los participantes en prácticas de ejercicio, musicoterapia y nutrición. Ambos grupos dedicaron tiempo adicional a la práctica en casa.

Tras cada ensayo de ocho semanas, todos los participantes se sometieron a un examen final de IRM para medir los cambios en la estructura cerebral. Los datos de los dos ensayos se agruparon para crear una muestra de gran tamaño. No se detectaron diferencias significativas en los cambios estructurales del cerebro entre la MBSR y cualquiera de los grupos de control.

También se pidió a los participantes que hicieran un autoinforme sobre la atención plena tras el estudio. Los participantes de los grupos MBSR y HEP informaron de un aumento de la atención plena en comparación con el grupo de control, lo que demuestra que las mejoras en la atención plena autodeclarada pueden estar relacionadas con los beneficios de cualquier tipo de intervención de bienestar en general, en lugar de ser específicas de la práctica de la meditación de atención plena.

Entonces, ¿qué pasa con el estudio anterior que encontró evidencia de cambios estructurales? Dado que los participantes de ese estudio habían buscado un curso para reducir el estrés, es posible que tuvieran más margen de mejora que la población sana estudiada aquí. En otras palabras, según la autora principal del nuevo estudio, la científica del comportamiento y primera autora Tammi Kral, "el simple hecho de elegir inscribirse en el MBSR puede estar asociado con un mayor beneficio". El estudio actual también tuvo un tamaño de muestra mucho mayor, lo que aumenta la confianza en los hallazgos.

Sin embargo, como escribe el equipo en el nuevo artículo, "puede ser que sólo con una duración mucho mayor del entrenamiento, o con un entrenamiento centrado explícitamente en una sola forma de práctica, se identifiquen las alteraciones estructurales".

Mientras que los cambios estructurales del cerebro se encuentran con el entrenamiento físico y espacial, el entrenamiento de la atención plena abarca una variedad de áreas psicológicas como la atención, la compasión y la emoción.

Este entrenamiento involucra una compleja red de regiones cerebrales, cada una de las cuales puede estar cambiando en diferentes grados en diferentes personas - haciendo que los cambios generales a nivel de grupo sean difíciles de observar.

Estos sorprendentes resultados subrayan, en definitiva, la importancia de examinar los resultados positivos y la necesidad de verificarlos mediante su repetición. Además, los estudios de intervenciones a más largo plazo, así como los que se centran exclusivamente en las prácticas de meditación, pueden arrojar resultados diferentes.

"Todavía estamos en las primeras fases de la investigación sobre los efectos del entrenamiento de la meditación en el cerebro y queda mucho por descubrir", afirma Davidson.