Nueva York declara la emergencia de salud pública por un brote de sarampión en una zona judía ortodoxa

Publicado 09/04/2019 17:57:54CET
NEW YORK CITY MAJOR'S OFFICE/YOUTUBE

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha declarado este martes la emergencia de salud pública en algunas partes del barrio de Williamsburg, del distrito de Brooklyn (Estados Unidos), por un brote de sarampión en la comunidad judía ortodoxa, reacia a las vacunas. Los no vacunados en estas zonas deberán recibir la triple vírica (sarampión, paperas y rubeola) o se enfrentarán a multas de 1.000 dólares (887 euros).

Según datos del consistorio neoyorkino, hasta la fecha se han confirmado 285 casos desde el comienzo del brote en octubre, y muchos de estos nuevos casos se han confirmado en los últimos dos meses. La gran mayoría son niños menores de 18 años (246 casos), y 39 adultos. No ha habido muertes asociadas con este brote, aunque sí ha habido complicaciones, incluyendo 21 hospitalizaciones y cinco ingresos en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Esta declaración de emergencia de salud pública se produce después de que el Departamento de Salud de la ciudad recomendara la semana pasada a todas las yeshivas (centro de estudios de la Torá y del Talmud) y guarderías en la comunidad judía ortodoxa de Williamsburg que excluyeran a los estudiantes no vacunados. Ahora, la orden es obligatoria: "Cualquier escuela que no cumpla será multada y podría ser objeto de cierre", advierte el Ayuntamiento de Nueva York.

"No hay duda de que las vacunas son seguras, eficaces y salvan vidas. Insto a todos, especialmente a los que viven en las zonas afectadas, a que se vacunen contra el sarampión, la rubéola y el paludismo para proteger a sus hijos, sus familias y sus comunidades", ha señalado De Blasio este martes en una conferencia de prensa.

La vicealcaldesa de Salud y Servicios Humanos, Herminia Palacio, ha advertido de que "cuando las personas deciden no vacunar a sus hijos, están poniendo a sus propios hijos y a otras personas (como embarazadas, personas que reciben quimioterapia y ancianos) en riesgo de contraer sarampión". "La ciudad ha trabajado agresivamente para poner fin a este brote, y la declaración de hoy, en combinación con las órdenes para las yeshivas, asegura que estamos utilizando todas las herramientas para proteger a los neoyorquinos", ha comentado.