Publicado 12/05/2020 6:59:34 +02:00CET

La nueva estrategia de combinación de la vacuna contra el VIH brinda una protección mejor y más duradera

Escaneo electromicrográfico de una célula T infectada con VIH
Escaneo electromicrográfico de una célula T infectada con VIH - NIAID - Archivo

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Consorcio Emory para la Investigación Innovadora del Sida en Primates No Humanos y sus colegas en América del Norte han demostrado que una nueva vacuna contra el VIH es mejor para prevenir la infección y dura más tiempo, y continúa protegiendo un año después de la vacunación.

Sus hallazgos, que publican en línea en la revista 'Nature Medicine', proporcionan información importante para prevenir el VIH, y la oportunidad de los resultados también podría ayudar a dar forma al enfoque de la comunidad científica para desarrollar vacunas para el covid-19.

Según los investigadores, la clave para la protección notablemente mejorada de la nueva vacuna contra la infección viral es una alianza entre los anticuerpos neutralizantes y la inmunidad celular.

"La mayoría de los esfuerzos para desarrollar una vacuna contra el VIH se centran en la activación del sistema inmunológico para producir anticuerpos que puedan inactivar el virus, los llamados anticuerpos neutralizantes", explica Eric Hunter, profesor de Patología y Medicina de Laboratorio en Emory, investigador del Centro de Vacunas de Emory (EVC) y del Centro Nacional de Investigación de Primates de Yerkes, y becario de la Alianza de Investigación de Georgia.

"Diseñamos nuestra vacuna para generar también una fuerte respuesta inmunológica celular que se alojó en los tejidos de la mucosa para que los dos brazos de la respuesta inmunológica pudieran colaborar para dar una mejor protección", continúa.

Unos 38 millones de personas en todo el mundo padecen sida. Si bien los medicamentos antivirales limitan el impacto de la enfermedad en la vida diaria, el VIH continúa infectando a 1,7 millones de personas anualmente y causa unas 770.000 muertes cada año, lo que hace que el trabajo del equipo de Emory sea una alta prioridad.

En el nuevo estudio, los investigadores estimularon la inmunidad tanto sérica como celular, lo que resultó crítico para los resultados alentadores. Trabajando con macacos rhesus en Yerkes, los investigadores inocularon tres grupos de 15 monos durante un período de 40 semanas. "Los primates no humanos siguen siendo el mejor modelo para probar el potencial de nuevas vacunas", dice Hunter.

El primer grupo recibió varias inoculaciones secuenciales de Env, una proteína de la superficie exterior del virus conocida por estimular la producción de anticuerpos, además de un adyuvante, una combinación química utilizada a menudo en las vacunas para mejorar la respuesta inmunológica.

El segundo grupo fue inoculado de manera similar pero recibió inyecciones adicionales de tres virus atenuados diferentes modificados para contener el gen de una proteína viral del VIH, Gag, que se sabe que estimula la inmunidad celular. Un tercer grupo, el grupo de control, recibió inyecciones que contenían sólo el adyuvante.

Siguiendo el régimen de 40 semanas, todos los animales descansaron durante 40 semanas, y luego los investigadores les dieron inyecciones de refuerzo de sólo la inoculación de Env. Después de descansar cuatro semanas más, los investigadores les dieron a los animales 10 exposiciones semanales al SHIV, la versión simia del VIH.

"Nuestros resultados mostraron que los animales en los dos grupos experimentales experimentaron una protección inicial significativa contra la infección viral que estaba relacionada con títulos de anticuerpos neutralizantes altos, particularmente en el grupo de solo Env", destaca Cynthia Derdeyn, profesora de Patología y Medicina de laboratorio en Emory y también investigadora de EVC y Yerkes.

Aún más notable, dicen los investigadores, fue que varios de los animales Env-plus-Gag, pero ninguno de los animales Env, permanecieron no infectados a pesar de que carecían de niveles robustos de anticuerpos neutralizantes. "Este es un resultado intrigante porque se ha pensado que aumentar la potencia de los anticuerpos neutralizantes es crucial para la efectividad de una vacuna, pero hacerlo es difícil", agrega Derdeyn.

También ha sido difícil alargar la duración de la protección, pero Rama Amara, profesor de Microbiología e Inmunología en Emory e investigador en Yerkes y EVC, dice que el estudio actual muestra resultados prometedores para abordar esto. "Cuando volvimos a desafiar a los animales del estudio un año después de administrar las vacunas, los animales que recibieron la combinación Env-plus-Gag pero no la vacuna Env-only mostraron un aumento pronunciado en la duración de la protección", señala.

Y agrega: "Con estos resultados del estudio, estamos un paso más cerca de prevenir el VIH a través de una vacuna".

El equipo utilizará los resultados para afinar la forma en que abordan el desarrollo de la vacuna, incluida la evaluación de estrategias para obtener respuestas de anticuerpos celulares y neutralizantes para una mayor protección, con el objetivo de llevar el nuevo enfoque de anticuerpo más vacuna de células T a ensayos clínicos. "Creemos que el mismo enfoque podría ser factible para otros patógenos, como la gripe, la tuberculosis, la malaria y, ahora, covid-19", continúa.

Contador